Escenario


“Juzguen mi música, no al artista”

ENTREVISTA. El mediático y controversial cantante José Madero se prepara para presentar su disco Psalmos el próximo 29 de febrero en el Pepsi Center.

“Juzguen mi música, no al artista” | La Crónica de Hoy

El músico tiene el propósito de llevar su música a nuevas audiencias. (Foto: Cortesía)

Hay figuras que parecen tener un halo de controversia permanente. Y entre historias de supuestos plagios, de movimientos en contra de su exbanda o de críticas por limpiarse los besos de sus fans, José Madero encarna uno de esos papeles. Vale la pena profundizar un poco en la vida de uno de los cantantes más populares y exitosos comercialmente del país, quien asegura, ahora percibe la vida diferente:

“La música es mi estilo de vida, mi trabajo, mi hobby, mi afición. La vivo todos los días porque siempre trato de crear algo nuevo, es el arte que más consumo. Dicen que cuando pasas los 30 años regresas a tus raíces y vuelves a escuchar la música que te marcó de pequeño”, dijo el intérprete, en entrevista con Crónica.

“Los discos de Pxndx (la banda que lo hizo famoso) los escribió otro José que tenía 16 o 17 años. Ahorita que tengo 39 años y los escucho digo: ¡Wow! es un adolescente cantando al amor, a todo. Pero ahora veo hacia el futuro y estoy evolucionando poco a poco y me gusta la línea en la que voy”, agregó.

Madero, quien asegura se acercó a la música influenciado por bandas como Pearl Jam, Alice in Chains, Nirvana y por el movimiento musical en español de los noventa, platicó acerca de lo que ha representado dar ese cambio radical de banda a solista, a propósito del concierto que ofrecerá el próximo 29 de febrero en el Pepsi Center en la capital mexicana.

“He llevado mi carrera dando pasos escalonados, tranquilo y sin prisas de lograr algo rápido. Para mí, ésa es la mejor forma de trabajar y lo he visto con cada disco que saco, ya que tiene muy buen recibimiento entre mis fans y nuevas personas que me escuchan, así que la mejor palabra para describir mi carrera es: escalonada”, dijo el cantante.

Actualmente, se encuentra promocionando su más reciente álbum Psalmos, el cual salió a la luz hace una semana: “Empecé a componer en Monterrey, como lo hago siempre, pero ya para la letra me fui a un lugar en Nueva Inglaterra, para aislarme del mundo y escribir estas letras que salieron como una catarsis personal. No estaba planeado escribir sobre estos temas, tenía otras cosas en mente. Tanto fue así que dudé en sacar estos temas por la naturaleza de las letras y cuando decidí hacerlo vi que conectaba muy bien con el público, porque ellos se dieron cuenta que son de verdad y que hablan de mí”, declaró.

La transición a estar solo en el escenario no ha sido fácil, reconoció, y entre los momentos más duros, coloca el escándalo de ese video viralizado y popularizado donde —supuestamente—, en una firma de autógrafos, se limpiaba los besos. “No perdí fans, pero sí perdí la oportunidad de que potenciales escuchas se acercaran a mi música porque ahora soy ése del video”, comentó el solista.

“No quiero caerles bien, ni ser su modelo a seguir, ni que me quieran de novio de sus hijas. Sólo escuchen mi música; juzguen mi música, no al artista. El artista puede ser un patán. Probablemente lo soy, pero eso no es lo importante”, confesó. Y ahondó con la rápida encuesta a los pocos fans infiltrados en la conferencia: “¿a cuántos les he puesto una barrera?” para recibir una negativa. “La cagué y se me juzgó por no mostrar la cara que todos quieren ver”.

“Sé que no me porté de la mejor manera, pero sí pienso que se me atacó demasiado ya que hay otros artistas que han hecho y hacen cosas peores a lo que yo hice. Pero eso me ha ayudado a salir adelante”, añadió.

De hecho, el músico afirma ser su más grande crítico. Una actividad que lo obliga a dar lo mejor de sí mismo, y por lo que se dice perfeccionista a la hora de componer canciones: “Cuando escribo y cuando ya escucho la canción terminada, siempre busco lo malo. En general digo que está buena, pero a fuerza tengo que encontrarle algo malo. A veces así la dejo porque sé que no puedo parar si empiezo a buscar errores en lo que hago”, dijo.

Psalmo 19:20, espectáculo que sonará en el Pepsi Center el próximo 29 de febrero. Aludirá a un disco lleno de grandes letras, un disco donde José Madero se muestra tal y como es. Enseña los aprendizajes que ha tenido y como la vida lo ha llevado hasta este momento.

“Este concierto será muy especial, será un show dedicado a todos mis fans que se han portado de maravilla conmigo. Las canciones de este disco son más crudas y verdaderas”, expresó y continuó “he aprendido de todo, ahora lo que más me preocupa es que los que vayan a mi concierto regresen a casa con una satisfacción enorme y los que me escuchan por primera vez, noten algo diferente e interesante en lo que hago”, finalizó.

 

Comentarios:

Destacado:

+ -