Opinión


Kay Ivey

La gobernadora de Alabama ratificó la ley antiaborto más dura de EU, aprobada por el Senado de ese estado. No sólo dejó pasar la oportunidad de imponer su autoridad sobre una ley profundamente discriminatoria —penaliza con un siglo de cárcel a los médicos que practiquen un derecho legal en EU, incluso en casos de incesto y violación—, sino que justificó su medida alegando que la ley de Dios está por encima de todo, incluso por encima de la Constitución o de la sentencia de la Corte.

Kay Ivey | La Crónica de Hoy

La gobernadora de Alabama ratificó la ley antiaborto más dura de EU, aprobada por el Senado de ese estado. No sólo dejó pasar la oportunidad de imponer su autoridad sobre una ley profundamente discriminatoria —penaliza con un siglo de cárcel a los médicos que practiquen un derecho legal en EU, incluso en casos de incesto y violación—, sino que justificó su medida alegando que la ley de Dios está por encima de todo, incluso por encima de la Constitución o de la sentencia de la Corte.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -