Mundo


Kim llegó a Rusia para aliarse con Putin y presionar a Trump

El dictador norcoreano se reunirá este jueves por primera vez con el presidente ruso, para reforzar una agenda bilateral que demuestre que China no es el único aliado de Pyongyang

Kim llegó a Rusia para aliarse con Putin y presionar a Trump | La Crónica de Hoy

Kim Jong-un ha agarrado gusto a viajar al extranjero y a las cumbres bilaterales. Tras reunirse cuatro veces con el presidente chino, Xi Jinping, tres con el surcoreano Moon Jae-in y dos con el mandatario estadunidense, Donald Trump, el dictador norcoreano sumará hoy a la lista a Vladimir Putin, presidente ruso.

El mandatario del régimen estalinista se desplazó ayer hasta Vladivostok, ciudad portuaria rusa en el Mar de Japón, muy cerca de la minúscula frontera con Corea del Norte, de apenas 39.1 kilómetros de largo, en el tramo final del río Tumen.

Kim viajó en su ya famoso tren blindado, y llegó hasta la plaza de la estación ferroviaria de Vladivostok, donde le recibieron emisarios del gobierno ruso con todos los honores diplomáticos y un solemne desfile militar. Putin, entre tanto, llegará hoy directamente a la adyacente isla Russki, donde se celebrará la cumbre con el vecino dictador.

ESTRATEGIAS. La visita tiene un importante valor diplomático tanto para Rusia como para Norcorea, aunque en planos distintos. Moscú busca reforzar su posición en el tablero internacional y demostrar que puede competir con China como líder en la diplomacia asiática.

Entre tanto, Pyongyang trata de dejar claro al mundo, y especialmente a Estados Unidos, que tiene capacidad para abrirse a nuevas alianzas en el mundo, más allá de Pekín, también de tratar la desnuclearización coreana en más frente que el estadunidense e incluso que puede buscar maneras de escapar de las sanciones impuestas por EU y Occidente en el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Espero que esta visita sea exitosa y útil, y espero que durante las conversaciones con el presidente Putin pueda abordar los temas relacionados con la solución de los problemas de la península coreana y el desarrollo de nuestras relaciones”, dijo Kim al poco de cruzar la frontera y detenerse en la localidad de Jasán.

RELACIÓN HISTÓRICA. Aparte de los elogios hacia Rusia, país que su padre, Kim Jong-Il, “amaba” y que visitó en tres ocasiones (2001, 2002 y 2011, justo antes de morir), fue lo único que el líder norcoreano dijo acerca del primer encuentro que mantendrá con Putin este jueves en la Universidad Federal del Lejano Oriente, en Russki.

Rusia formaba parte de las conversaciones a seis bandas para desnuclearizar Corea, que se abandonaron en 2009, y pese a que las relaciones entre Moscú y Pyongyang se deterioraron durante el mandato de Mijaíl Gorbachev, aún en el tiempo de la Unión Soviética, Putin se ha ofrecido como mediador en diversas ocasiones para el conflicto coreano.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -