Nacional


La amputación genera la sensación del “miembro fantasma”

“Cuando desperté, me destapé para ver si aún tenía mi pierna… lloré, me entristecí y vino la resignación; luego, a soñar con una prótesis”, revela Alejandro Mondragón, médico siquiatra que perdió una pierna y que ahora ofrece terapias

La amputación genera la sensación del “miembro fantasma” | La Crónica de Hoy

"La doctora que me operó trató de evitar la amputación, pero el tumor ya había invadido el hueso y no hubo más qué hacer…”.

Recuerda que cuando despertó de la cirugía lo primero que hizo fue destaparse para ver si aún tenía su pierna: “Se siente algo horrible, es una sensación de tristeza muy fuerte, llanto incontrolable, poco a poco me fui calmando y me resigné”, externó Alejandro Mondragón Ruiz, médico psiquiatra, a quien le tuvo que ser amputada su pierna a causa de una tumoración.

Alejandro es uno de los muchos pacientes que son atendidos por especialistas en la Unidad Médica Física y Rehabilitación Siglo XXI (UMFR SXXI), del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en donde a través de técnicas de terapia física y ocupacional, se brinda atención a derechohabientes con sensación de “miembro fantasma”, que es cuando el paciente aún tiene la sensación de seguir teniendo su extremidad.

El doctor Jaime Alfredo Castellanos Romero, director de la citada unidad médica, refirió que el “miembro fantasma” es cuando los pacientes no visualizan inmediatamente la falta de alguna extremidad y al no tener plena conciencia y aceptación de la pérdida, llegan a experimentar comezón, dolor o incluso intentan moverse como si aún contaran con el miembro amputado.

Esta condición, abundó, produce un sinnúmero de accidentes en los pacientes con esa discapacidad, porque el inconsciente registra la imagen corporal de uno mismo, y es muy difícil que al amputarse una extremidad, esa imagen cambie de inmediato.

De ahí que a través de técnicas de terapia ocupacional, masajes y vendar el muñón frente a un espejo, es como se logra una concientización del paciente para que se visualice sin esa parte faltante del cuerpo.

Como parte del proceso de asimilación de lo que recién le había ocurrido, Alejandro Mondragón utilizó técnicas de autohipnosis y programación neurolingüística, terapias como las que él usa en su consulta, para tratar a sus pacientes.

Para superar el dolor de haber perdido mi pierna, le di las gracias por haberme acompañado 72 años de mi vida, expresó.

“Lo principal es recordar y agradecer, darle las gracias a mi pierna por haberme hecho tan feliz, con este ejercicio fui fortaleciendo mi resignación y así ya puedo pensar en la rehabilitación y soñar con lograr la prótesis para hacer una vida prácticamente normal”, señaló.

Como parte de las terapias que se realizan en la UMFR Siglo XXI, el equipo interdisciplinario utiliza guantes de diferentes texturas y dan masajes en el muñón para darle una forma adecuada y ponerlo en condiciones idóneas, con lo que se logra disminuir la sensibilidad de la cicatriz quirúrgica y la sensación de “miembro fantasma”.

El doctor Castellanos aclaró que en unas ocho semanas el paciente está listo para recibir y usar la prótesis; se le entrena para ponérsela, quitársela y cuidar el muñón.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -