Escenario


La avestruz, una obra sobre el valor de las decisiones

Crisanta Gómez protagoniza la puesta en escena que romperá la cuarta pared a través de las cámaras, en su versión de teatro en línea.

La avestruz, una obra sobre el valor de las decisiones | La Crónica de Hoy

La obra se vio por primera vez en el 2018. (Foto: Cortesía)

Crisanta Gómez se volverá a convertir en la dama de honor incómoda en el monólogo La avestruz, de Saúl Campos. En entrevista con Crónica Escenario, la actriz nos cuenta cómo ha sido el proceso para la transmisión en vivo del próximo 22 de agosto. 

La obra ya se había estrenado en 2018, con la dirección de César Enríquez, creador de La Prietty Guoman, pero nos habló de las diferencias “a pesar de que la dirección de César Enríquez es la misma, la original. Ahorita estamos adaptándola un poquito, aunque va a ser en La Teatrería, debemos pensar en las cámaras, porque no es lo mismo, no es el mismo lenguaje, no estás frente al público y ya, tienes diferentes ángulos, diferentes cámaras a quien hablarles”. 

“Él (Enríquez) ya ha hecho transmisiones en vivo y sabe perfecto lo que es este nuevo lenguaje: es diferente, es una cosa distinta, porque el público no está ahí, no se ríe, no tienes sus aplausos, no tienes sus caras y eso es extraño para un actor de teatro, pero estás jugando también para que la acción llegue a través de la pantalla”, agregó. 

Un reto al que se enfrentan es que, al no tener público, no podrán interactuar o romper la cuarta pared, por lo cual “vamos a traer la cámara el espectáculo, no va a ser como si nos estuviera grabando desde afuera, sino que va a ser un poco parte de lo que está pasando, vamos a hablarle directo a la cámara y sí intentaremos dirigirnos al espectador, pero también a la cámara para que reaccione junto con nosotros, tener algo que haga que la cámara nos ayude a romper esa pared”. 

Por otro lado, dice que: “Como actriz, si voy a sentir raro no tener las reacciones porque es verdad que tú vas midiendo la obra con la reacción del público ¿qué alentar?, ¿qué alargar? es parte de la interacción y aquí no va a ser así, va a quedar bien porque César es un máster en esas cosas, pero si va a ser extraño y va a ser una experiencia completamente diferente para mí, pero está bien vivir cosas diferentes y a mí nunca me ha gustado quedarme sentada esperando”. 

La obra tiene como eje a Regina “una mujer que no le ha ido muy bien en el amor y ya no cree en él y no es tanto que no crea, sino que el destino la ha llevado a relaciones de pareja difíciles”. La trama se lleva a cabo dentro de un probador durante la prueba del vestido para dama de honor, ella se queda atorada en un vestido que no está ni cerca de gustar y comienza a reflexionar sobre sus problemas existenciales. 

“Sí está a torada en el vestido físicamente, pero también está atorada en un momento de su vida, está en una crisis y no ha podido salir de ahí, y a partir de ese momento se da cuenta de que tienen que cambiar, es una situación que todos hemos enfrentado. Es algo para reírse, pero también para reflexionar sobre tus decisiones”, mencionó. 

Confesó que ella misma se identifica con el personaje, “sobre todo cuando estoy en un momento de crisis y dejas de hacer algo que te encanta sólo porque te lastimó. Me identifico con ella, sobre todo ahorita, yo me quedé paralizada un rato, en lo que entendí qué diablos estaba pasando y me dije —no, tengo que seguir— y es lo mismo que le pasa a Regina en esta historia y pasa mucho a través de mí, podríamos funcionar igual en algunas cosas”. 

Ella describe al personaje como “alguien sin pelos en la lengua”. Entonces le preguntamos ¿qué diría Regina de esta situación?: “Fácil, diría ‘estoy hasta la madre de estar aquí encerrada, tengo que seguir mi vida’ y se pondría buscar qué sigue”, finalizó. Al igual que el personaje Crisanta tiene varios planes entre los que resuenan un concierto con música pop de diferentes décadas, destacó que tiene grandes ventajas hacerlo virtual, ya que está al alcance de todos. 

La avestruz se transmitirá el sábado 22 de agosto a las 20 horas (México) desde La Teatrería, los boletos se encuentran a la venta a través de la página del teatro con un costo de $180 hasta los 280 pesos, este último con la posibilidad de tener una invitación a la Afterparty.

Comentarios:

Destacado:

+ -