Opinión


La buena fortuna de AMLO

La buena fortuna de AMLO | La Crónica de Hoy

Dip. Mario Delgado Carrillo,

Coordinador de la Diputación de Morena

 

+La naturaleza hace grandes obras

sin esperar recompensa alguna

Alexandr  Herzen

 

Cada vez que México se ha visto en crisis, más que su gente han sido sus recursos naturales el puente por donde las ha vadeado y superado; porque en lo general, cuando sus políticos han tomado las riendas, los caballos han muerto rendidos por el abuso con el que los han llevado al agotamiento y al derrumbe.

La circunstancia actual no es diferente de los numerosos acontecimientos de épocas pasadas; por lo contrario, la historia vuelve a repetirse como con los primeros descubrimientos de los mares de petróleo acumulado en el subsuelo de Tamaulipas, Tampico y Veracruz, que pusieron a México en la vanguardia mundial de las existencias de ese extraordinario recurso natural.

Peeero, para variar, a la hora de explotar esos yacimientos aparecieron los gringos y los ingleses con sus millones de dólares y libras y se hicieron del control del desarrollo petrolero mexicano, hasta que apareció en el horizonte nacional Lázaro Cárdenas, el presidente dio un sonoro manotazo a su escritorio, exclamó un fuerte ¡basta!, expropió el petróleo y creó la empresa nacional que se encargaría de procesar esa riqueza.

¿Qué tan atinada fue esa decisión que frenó la codicia extranjera para que el petróleo fuera entregado al desarrollo integral del país? Los mexicanos actuales seguimos disfrutando los beneficios que genera Pemex en los mercado interno y externo, pero no todos.

A la inmensa mayoría sólo le llegan las sobras que deja la minoría dueña del negocio.

¡Pero una vez más en nuestra historia, estamos de plácemes por los regalos de nuestra naturaleza!

Hace menos de una semana que apareció, entre Sonora y Chihuahua, un yacimiento de litio, el metal más importante de la actualidad, que ya es considerado el oro de la actualidad, en el mayor depósito del planeta, con una reserva inicial de unas 243 mil toneladas que de inmediato  pusieron a México en la mirada mundial como el tercer país latinoamericano con yacimientos de gran escala, después de Chile y Bolivia.

Pero además, en la zona de Quesqui, Tabasco  fue recién descubierto oootro manto petrolero  calculado en 500 millones de barriles de crudo, que unido a otro pozo hace un poco más de tiempo atrás, cuya reserva alcanza unos 200 millones de barriles, ha venido a engrosar el potencial petrolero del país, junto con su capacidad económica.

Comento lo anterior con usted, licenciado Delgado Carrillo, porque quizá nunca como hoy el país está urgido de un bloque de instrumentos legales que aseguren la adecuada guarda y protección de estos recursos, así como del instrumental tecnológico para operarlo de la forma más positiva, desde la explotación hasta la exportación y su industrialización dentro mismo del país, para que no vuelvan a suceder las pérdidas económicas que ha sufrido el país por una inadecuada administración y una excesiva corrupción.

 

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

 

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES


LO MÁS LEÍDO