Escenario


La camarista representará a México en los premios Oscar y Goya

La película fue seleccionada entre 11 cintas mexicanas. Para su promoción rumbo a los certámenes cinematográficos recibirá un estímulo de dos millones de pesos.

La camarista representará a México en los premios Oscar y Goya | La Crónica de Hoy

La cinta es protagonizada por Gabriela Cartol. Por segundo año consecutivo una cinta mexicana competirá en las dos competencias; el año pasado fue Roma. (Foto: Especial)

La camarista de Lila Avilés fue elegida por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) como la única película que representará a la cinematografía mexicana en la edición 92 de los Premios Oscar en la categoría de Mejor Película Internacional y en la celebración 34 de los Goya, en Mejor Película Iberoamericana.

Para su promoción rumbo a los Oscar y los Goya, La Camarista recibirá un estímulo de dos millones de pesos, que serán otorgados por el Instituto Mexicano de Cinematografía.

“Cada año hay la posibilidad de que sean dos las películas que representan a México, pero este año La camarista será la única representante”, informó el director de AMAC, Ernesto Contreras. Cabe recordar que hace un año sucedió exactamente igual, pues fue seleccionada solamente Roma de Alfonso Cuarón, la cual ganó ambos premios.

La ópera prima de Avilés abre las entrañas de un hotel de cinco estrellas en la Ciudad de México, donde Eve (Gabriela Cartol) es una discreta camarista que se esfuerza al máximo por cumplir su trabajo, incluyendo cuidar bebés y desaparecer manchas imposibles, haciéndolo a veces a costa de su vida personal.

Durante el anunció, la joven directora expresó: “Es una película que se hizo con el corazón, amor y honestidad; ésa es su virtud. Es una cinta muy humana, es su eslabón, su talismán y es un momento muy importante para una producción como ésa. Su camino ha sido particular: ha llegado a más y más, y solita ha ido avanzando”.

La cinta se estrenó internacionalmente en el pasado certamen de Toronto. También participó en festivales de Estocolmo, Ginebra y el AFI Fest en Los Ángeles. Mientras que en México, el estreno nacional fue el pasado 2 de agosto y fue nominada a los premios Ariel 2019, donde obtuvo el galardón como Mejor Ópera Prima.

“Es una alegría total que nos hayan seleccionado, la noticia nos tomó de sorpresa, es algo inesperado. El elenco aún no sabe esta grata noticia pero estoy segura que vamos celebrar este logro”, dijo Avilés.

Luego expresó su deseo de continuar haciendo cine. “En la historia nunca me había sentido con tanta estabilidad, pero al mismo tiempo es un empuje para expresar algo de una forma honesta. Este arte nos involucra a muchos. Es la primera vez que me he sentido empoderada”.

La producción de Lila fue seleccionada entre películas como Belzebuth, de Emilio Portes; Chicuarotes, de Gael García Bernal; Cría puercos, de Ehécatl García; El Complot mongol, de Sebastián del Amo; Las niñas bien, de Alejandra Márquez; Ocho de cada diez, de Sergio Umansky; Olimpia, de José Manuel Cravioto; Si yo fuera tú, de Alejandro Lubezki;  Solteras, de Luis Javier Henaine y ¿Conoces a Tomás?, de María Torres. Fueron alrededor de 450 miembros de la AMACC los que participaron en la votación.

Detalles. Desde hace más de ocho años, Lila Avilés comenzó a armar el rompecabezas que su mente creaba una y otra vez. El interés era contar una historia sobre las camaristas, personas que recorren todos los días de su vida esos pasillos, tocando puertas y esperando que alguien les abra o responda algún saludo.

“Mi curiosidad por indagar por este universo era mostrar cómo es la vida de las personas que se dedican a hacer limpieza en los habitaciones de los hoteles —a pesar de que la cinta es ficción— muestra esa soledad que pueden llegar a sentir”, dijo en entrevista con Crónica, la joven cineasta Lila Avilés.

Añadió la creadora que “las camaristas son invisibles para muchos de los clientes, pero existen. Son personas que también desean, aman y sueñan con tener mejores oportunidades de vida”.

Lila comenzó su carrera como actriz en series como El Pantera (2006), Prófugas del destino (2010) y Drenaje profundo (2010), ella siempre supo que quería ser directora porque desde pequeña tenía gran interés por el séptimo arte y la fotografía.

Estudió arte dramático y actuó en el teatro, pero al final terminaba escribiendo y dirigiendo las obras ella misma. Su pasión siempre fue el cine. Aprendió guion cinematográfico con Beatriz Novaro y Paula Marcovich: “Mi pasión es el cine y quiero seguir contando historias. Me siento muy feliz por la buena aceptación que ha tenido la película”, manifestó la directora.

Pero antes de que esta historia llegara al cine tuvo una revisión en el teatro, en la cual Lila Avilés hizo visible su obsesión por el trabajo de la fotógrafa Sophie Calle, que compiló en la serie El Hotel, de 1989. “Ella trabajaba como camarista en un hotel de Venecia, y le gustaba espiar a los huéspedes a partir de los objetos que dejaban en la habitación. Eso me pareció muy interesante”, dijo Lila.

“Ella tomaba las fotografías de todos esos objetos olvidados y las habitaciones vacías y era como un retrato de sus pasiones, de sus personalidades y de su conducta; ese conjunto de fotografías me impresionó mucho, era como un acto de voyerismo en el que uno se imaginaba las vidas de quienes partieron de tal o cual habitación”, agregó.

El personaje principal es interpretado por Gabriela Cartol, una joven actriz que destacó desde su participación en la cinta La tirisa, dirigida por Jorge Pérez Solano, donde compartió créditos con Noé Hernández y Gustavo Sánchez Parra.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -