Escenario


La Cuca y la reivindicación del rock en el Metropólitan

Revisitando viejas canciones olvidadas y éxitos innegables, la banda hizo vibrar a los miles que se reunieron para reventar a todo pulmón las butacas del recinto de la calle Independencia.

La Cuca y la reivindicación del rock en el Metropólitan | La Crónica de Hoy

Foto: Especial

La Cuca es una de las bandas más representativas que tiene la música alternativa en México. Desde sus inicios se separó de sus contemporáneos, principalmente por poseer un estilo mucho más crudo que los demás, su música se consagraba más cercana al metal que al “rock/pop en tu idioma” que en ese momento todas las disqueras buscaban capitalizar.

Han sido tres décadas de subidas y bajadas para la banda comandad por José Fors, que está noche buscaba recompensar a un sequito de fans que durante años han sido fieles a un estilo que no busca dar concesiones, al contrario, cada vez se reafirma más en la raíz que dio origen a la banda y que no se ha traicionado bajo ninguna circunstancia.

La banda inició con el “Hombre de la marcha”, el Metropolitan explotó de alaridos, “Todo en exceso” y “Mátame antes” terminaron de romper un inició explosivo que dejaba en claro el poder de Cuca en vivo. La banda suena potente, como si el tiempo no pasará sobre ellos, la adición de Alex Otaola les da un espectro mucho más abierto a las canciones, con un toque mucho más fresco que confirma que la banda tapatía está dispuesta a romper los escenarios durante varios años más.

“Ciudad de México, salieron de nuevo de las alcantarillas para hacernos compañía. Gracias cucarachas, salud” fueron las primeras palabras que José Fors notablemente emocionado, dirigió a su público en tan peculiar celebración, para dar pasó a “Rock y sólo rock”.

Los gritos del público cantaban al unísono “Cuca, Cuca, Cuca” dejando en claro la vigencia de la banda entre sus fans. SI bien he cierto, es difícil que la banda tapatía gane nuevos fans año con años, su virtud recae en no perder ninguno con el paso del tiempo y su música es la prueba más palpable. “Gordibuenas”, “Mujer cucaracha”, “Caperucita roja”, “Alcohol y rocanrol”, fueron sólo algunas de las joyas escondidas en su basta discografía que todos los fanáticos de hueso colorado no pararon de entonar.

Un breve tributo a José José hizo que la noche se tornara emocional cuando Fors se dedicó a cantar un fragmento de “La nave del olvido”. Así fue como La Cuca llegó finalmente al “Son del dolor” y “Señorita cara de pizza”, para cerrar una celebración que demuestra su poder y convocatoria en está, su tercera década de vida.

havh

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -