Academia


“La educación a distancia debe tratarse con mucho respeto”

“No se puede jugar con ella, es tan seria como la presencial”, señala Marcelo I. Dorfsman, experto de la Universidad Hebrea de Jerusalén. “No puede ser actualmente sólo una moda”.

“La educación a distancia debe tratarse con mucho respeto” | La Crónica de Hoy

Marcelo I. Dorfsman es profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén, experto en educación a distancia. (Foto: Archivo)

Civimos en entornos digitales, sin embargo, tenemos el desafío de incluir la enseñanza en éstos; empero, no se ha explotado de la mejor forma algunas opciones, como la educación a distancia, señala en entrevista Marcelo I. Dorfsman director Académico y profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén, especialista en educación. Añade que para innovar en la educación a distancia no hay fórmulas y que para plantear proyectos y programas efectivos se debe tener claro cuáles son las necesidades que se requieren cubrir.  

Dorfsman se presentó en México como parte de la delegación de tal universidad hebrea que participa en las actividades del Open Day UH, que contó con diversas conferencias de especialistas en educación. 

Además de ser especialista en Educación a distancia vía internet, el académico es actualmente miembro del Staff Académico la Escuela de Educación en la Universidad Hebrea de Jerusalem y de Talpiot College, Profesor en la Universidad Nacional del Comahue, Argentina. CEO y fundador de Emeduc Emprendimientos Educativos.

Durante su participación expuso la conferencia Las dos caras de la digitalización de la educación: tres casos de éxito en Israel. ¿Cuáles son estas dos caras?, se le pregunta. 

“Vivimos en entornos digitales, donde utilizamos teléfono con internet y un SIM y que se comunica con éste, lo que ocurre día a día (lo) vivimos ya en entornos digitales, el desafío es incluir la enseñanza en estos entornos. 

“Por un lado tenemos redes sociales y una estructura que permite comunicarse, encontrar colegas, empleos, productos…; pero si no enseñamos con una actitud de respeto y aceptación de las diferencias, nos encontramos con la otra cara: bullying y todo tipo de acoso —de las enfermedades más acuciantes por resolver que tenemos en la sociedad, junto a las noticias falsas”.

NO SÓLO CURSOS WEB. Para Dorfsman, ante esta nueva sociedad digital, que encauce estas nuevas herramientas, es urgente recuperar el sentido de la educación a distancia, la clave para lograr que más personas accedan a la educación. 

“Este modelo nació a finales del siglo XIX como una instancia democratizadora de la educación, junto con la Revolución Industrial y la masificación de producción. En países occidentales, surgió la necesidad de establecer sistemas de educación masiva y gratuita para incorporar a todos los ciudadanos a los sistemas productivos. Hay que recuperar este sentido”. 

Dorfsman explica que la educación a distancia no puede ser actualmente sólo una moda realizada de manera superficial. “Si es de calidad, la inversión en este modelo es muy alta, por la producción de materiales, y la dedicación de los profesores es igual o mayor que presencial, puesto que está presente en todo momento para ayudar a sus alumnos. Aquí, los entornos digitales lo favorecen”. 

Por su parte, para un alumno es tan o más difícil este modelo que el presencial, puesto que requiere dedicar persistencia y autodisciplina, “se debe tratar con mucho respeto”. Actualmente, apunta, existen cursos masivos donde las personas pueden aprender sobre temas de su interés, “pero los títulos académicos no se encuentran aquí, puesto que están sujetos al autoaprendizaje y no garantizan que haya dedicación para su aprobación. Además, la educación a distancia requiere orientarse a pequeños grupos, personalizados y actualizados; son cursos de cinco o hasta 10 años. No se puede jugar con ella, es tan seria como la presencial”.

PLANEACIÓN. Según el especialista, para poner en marcha un sistema de educación a distancia efectivo e innovador se requiere tener claro cuál es la necesidad por cubrir y el problema que se quiere resolver. “Cualquier proyecto emprendedor e innovador surge de una dificultad, un conflicto o problema; una necesidad o carencia que se quiere resolver. Se debe tener claridad en la pregunta y pensar cuáles son las posibles respuestas, después pensemos en los recursos y de dónde vendrán”.

El académico plantea tres componentes fundamentales: la idea, la voluntad de emprender (tener claro hacia dónde ir) y finalmente planificar cuidadosamente su implementación. “A diferencia de otras épocas, hoy tenemos diversos recursos a nuestra disposición para responder a muchas respuestas”.

 

Comentarios:

Destacado:

+ -