Opinión


La educación de los hijos

La educación de los hijos | La Crónica de Hoy

La mejor forma para lograr que nuestros hijos rijan su conducta  por principios, es razonando que el beneficio es para ellos mismos; por lo tanto hay que explicarles y convencerlos de que la autoridad paterna se aplica en beneficio de su desarrollo positivo. Es muy importante el ejemplo ante ellos y ante la sociedad de parte de los padres. Hay que ser congruentes nosotros mismos entre lo que enseñamos y lo que somos, ya que esto les mostrará un ejemplo real a seguir.
Educar a los hijos en una autoestima alta les ayudará a sobrepasar los desafíos de la vida y a saber que todo problema tiene una solución, si uno se esmera en buscarla.
Se sugiere enfocar la educación en el desarrollo de las más altas cualidades humanas y transmitir la certitud de que la superación de nuestras limitaciones dependerá siempre de una decisión de nuestra parte.
Enseñemos a nuestros hijos a enfocarse en lo que consideran importante, no en lo urgente. Ya que lo primero siempre lo hacemos con alegría y gusto y lo segundo muchas  veces lo hacemos por compromiso con los demás y nos aporta incomodidad.
Fomentar la lectura desde temprana edad les aportará cultura, vocabulario, imaginación y reflexión ante  las maravillas que el ser humano ha logrado a través de la historia, impulsándolos a ellos mismos hacia la obtención de sus propios logros, logrando también que a través de la lectura, obtengan una comprensión más global, que los una con toda la especie humana y les impida jamás sentirse solos.
Muchas veces al joven muy estudioso se le encuadra como poco popular y se le define como “un matado” y entregado a causas no divertidas. Entre más liberal y descontrolado es un joven está más supuestamente en la “onda”. Quien se autocontrola está pasado de moda según opinan  muchos. Pero esto sólo es la manipulación que los demás ejercen sobre nosotros. Por eso educar con límites y orientación, ayuda a los jóvenes a no caer en ella.
Induzcamos a los jóvenes a centrar su valía en quienes realmente son interiormente, quitando los prejuicios de la moda de quedar bien con los demás, de las falacias de una felicidad pasajera que les pueda brindar cualquier beneficio externo. Hagamos que  se sientan únicos, sin estar comparándose con los demás. Deben aprender que cada quien tiene una misión y un camino diferente, pero no por ello menos valioso.
El joven tiene que ser valiente para aceptarse tal como él es, y mostrarse al mundo como un ser único e irrepetible, con esa gran fuerza interior que brinda el saberse un hijo amadísimo  por sus padres y por Dios mismo.

mail: corzoalma17@yahoo.com

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -