Cultura


La escritura diplomática se ha perdido en México: Diego Gómez Pickering

Esta gran tradición literaria, que tiene las epístolas escritas por Octavio Paz como embajador de México en India o de Rosario Castellanos en Israel, se cambió por la inmediatez, añade.

La escritura diplomática se ha perdido en México: Diego Gómez Pickering | La Crónica de Hoy

En su libro Diario de Londres, Diego Gómez Pickering incluye un relato sobre Porfirio Díaz y el cariño que le manifestaron los londinenses en 1911. (Foto: Reyna Paz)

La escritura diaria del trabajo que hacen los embajadores de México en el extranjero es una tradición literaria que en este siglo se ha perdido, señala Diego Gómez Pickering a propósito de su libro Diario de Londres (Taurus), en donde plasma desde misivas sobre el afecto de los londinenses por Porfirio Díaz hasta su experiencia con Julian Assange.

Gómez Pickering fue embajador de México en Reino Unido de diciembre 2013 a junio 2016, tiempo en el que escribió su día a día sobre la diplomacia pero también sobre la cultura inglesa que descubría en museos, archivos o en la calle.

“En detrimento de una gran tradición de diplomacia mexicana hoy hemos transitado hacia medios más inmediatos y la información tiene ciclos muy cortos, ya todo es la inmediatez. Hemos evolucionado en el ámbito diplomático y eso ha sido en detrimento de estas epístola, reportes y narraciones que se hacían en el siglo XIX y XX”, comenta en entrevista.

Esa pérdida, añade, se lamentará en el futuro y menciona la importancia que hoy tienen las epístolas que escribió Octavio Paz como embajador de México en la India o Rosario Castellanos, en Israel.

“Es necesario pensar en ello y reflexionar, sobre todo aquellos que tienen la fortuna de representar al país, que no dejen de contar esas historias porque hacia el futuro tendrán gran peso”, opina.

En el libro, Gómez Pickering incluye un relato sobre Porfirio Díaz y el cariño que le manifestaron los londinenses en 1911: a través de una carta de la época, Lord Cowdray le ofrece al general vivir junto con su familia en el Castillo de Paddockhurst.

“Uno de los archivos más importantes que se guardan en Europa es el Archivo Pearson y contiene información importantísima de México del siglo XIX y principios del XX. Hay epístolas que me permitieron reproducir en el libro y muchas otras cosas como mapas de Tampico que es difícil encontrar en los archivos locales e incluso en el Archivo General de la Nación”, detalla.

Sobre su relato de Díaz, comenta, es una narración para romper estereotipos.

“De cierta manera la historia que se construyó después de la Revolución Mexicana es la que prevalece y la que se nos enseña en la escuela, es una historia que desde cierto punto de vista tiende a ser reduccionista y no nos enseña a los personajes históricos en su completa dimensión”, indica.

El hecho de estar fuera de México, agrega, permite ver al país de otra manera “porque de lo contrario es como un caballo que va a las carreras con la mirada puesta hacia el frente”. Otros archivos que consultó el autor fueron el de la exministra Margaret Tatcher y el Archivo de Octavio Paz, ambos alojados en el Colegio Churchill de la Universidad de Oxford.

Uno de los relatos del libro habla de Julian Asaange durante sus días como prisionero en la embajada de Ecuador en Londres.

“Era importante incluirlo porque es un personaje que todos conocemos por las noticias. El hecho de haberle conocido y haber estado sentado con él como la persona detrás del personaje fue muy revelador. También aprovecho el texto para hablar de una realidad latente: la vida de la comunicación electrónica e internet”.

En palabras de Gómez Pickering, Assange representa a una persona que vivió un encierro en un espacio no mayor de 200 metros cuadrados con vigilancia permanente y sin poder tomar la luz del sol.

“Esas condiciones causan afectaciones a nivel personal enormes se trate de Assange u otra persona privada de su libertad”, comenta.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -