Opinión


La Esquina

A nombre de la inexistente Guardia Nacional, el control de la seguridad pública en manos de militares avanza en el país. Lo hacen sin contar aún con las leyes aprobadas por el Congreso. Este despliegue y el urgente llamado a integrar 50 mil jóvenes a la Guardia Nacional convierten en realidad el lejano, ahora cercano, grito de ¡Al diablo las instituciones!

La Esquina | La Crónica de Hoy

A nombre de la inexistente Guardia Nacional, el control de la seguridad pública en manos de militares avanza en el país. Lo hacen sin contar aún con las leyes aprobadas por el Congreso. Este despliegue y el urgente llamado a integrar 50 mil jóvenes a la Guardia Nacional convierten en realidad el lejano, ahora cercano, grito de ¡Al diablo las instituciones!

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -