Opinión


La Esquina

Es cierto que las estancias infantiles se habían convertido en un negocio opaco, y que es necesaria una limpieza. El método escogido por el gobierno federal es radical. Si no se agiliza la entrega de recursos a los padres, con un padrón bien hecho, se afectará la formación de los pequeños. Y lo de mandarlos a cuidar por los abuelos es un mal chiste.

La Esquina | La Crónica de Hoy

Es cierto que las estancias infantiles se habían convertido en un negocio opaco, y que es necesaria una limpieza. El método escogido por el gobierno federal es radical. Si no se agiliza la entrega de recursos a los padres, con un padrón bien hecho, se afectará la formación de los pequeños. Y lo de mandarlos a cuidar por los abuelos es un mal chiste.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -