Opinión


La Esquina

No por esperada debe disminuir la importancia de la baja en la calificación de Pemex. El problema no es el punto de vista, ciertamente interesado, de las calificadoras, sino el efecto que tiene sobre la posibilidad de contratar deuda y su costo. En los juegos de poder de las finanzas internacionales hay que saber moverse bien. Ningunear a las calificadoras no es uno de esos buenos movimientos.

La Esquina | La Crónica de Hoy

No por esperada debe disminuir la importancia de la baja en la calificación de Pemex. El problema no es el punto de vista, ciertamente interesado, de las calificadoras, sino el efecto que tiene sobre la posibilidad de contratar deuda y su costo. En los juegos de poder de las finanzas internacionales hay que saber moverse bien. Ningunear a las calificadoras no es uno de esos buenos movimientos.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -