Opinión


La Esquina

El empeño por castigar delitos electorales y actos de corrupción suele ser encomiable. Pero resulta curioso que, entre tantos excesos que se cometen en las campañas, las investigaciones se centren en aquellos que molestaron al entonces candidato y hoy presidente López Obrador. O todos coludos o todos rabones.

La Esquina | La Crónica de Hoy

El empeño por castigar delitos electorales y actos de corrupción suele ser encomiable. Pero resulta curioso que, entre tantos excesos que se cometen en las campañas, las investigaciones se centren en aquellos que molestaron al entonces candidato y hoy presidente López Obrador. O todos coludos o todos rabones.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -