Opinión


La Esquina

Hace nueve años era común el eufemismo bélico de llamar “daños colaterales” a los muertos inocentes de la guerra contra el narcotráfico. Finalmente las cosas son llamadas por su nombre y el Estado mexicano se ha disculpado por el asesinato de dos estudiantes de excelencia. Ni la insensibilidad ni los excesos ni las mentiras deben repetirse jamás.

La Esquina | La Crónica de Hoy

Hace nueve años era común el eufemismo bélico de llamar “daños colaterales” a los muertos inocentes de la guerra contra el narcotráfico. Finalmente las cosas son llamadas por su nombre y el Estado mexicano se ha disculpado por el asesinato de dos estudiantes de excelencia. Ni la insensibilidad ni los excesos ni las mentiras deben repetirse jamás.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -