Opinión


La Esquina

Una de las condiciones para que la nueva reforma educativa pueda funcionar está en que las camarillas sindicales no sean las que definan plazas y contrataciones. Las plazas no fueron la fuente de inconformidad de los maestros del país, y eso lo saben todas las partes. Por el bien de la educación en México, hay que resistir ante las presiones indebidas.

La Esquina | La Crónica de Hoy

Una de las condiciones para que la nueva reforma educativa pueda funcionar está en que las camarillas sindicales no sean las que definan plazas y contrataciones. Las plazas no fueron la fuente de inconformidad de los maestros del país, y eso lo saben todas las partes. Por el bien de la educación en México, hay que resistir ante las presiones indebidas.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -