Opinión


La Esquina

Ciertas obras tienen consigo un patrimonio humano de creación, valores, sentimientos y emociones. La Catedral de Notre Dame es una de ellas, para creyentes y no creyentes. De ahí lo trágico de la destrucción que ha sufrido. El desastre es también un recordatorio acerca de la importancia de vigilar y conservar con calidad los monumentos históricos de todas las naciones.

La Esquina | La Crónica de Hoy

Ciertas obras tienen consigo un patrimonio humano de creación, valores, sentimientos y emociones. La Catedral de Notre Dame es una de ellas, para creyentes y no creyentes. De ahí lo trágico de la destrucción que ha sufrido. El desastre es también un recordatorio acerca de la importancia de vigilar y conservar con calidad los monumentos históricos de todas las naciones.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -