Opinión


La Esquina

El trágico final de Alan García hace pensar sobre la condición humana. Un hombre de valores cambiantes, que fue poderoso y muy popular, terminó siendo devorado por sus propios excesos y errores, y por la lluvia de acusaciones que lo persiguió. También hace pensar sobre el tamaño de ese cáncer que es la corrupción en América Latina.

La Esquina | La Crónica de Hoy

El trágico final de Alan García hace pensar sobre la condición humana. Un hombre de valores cambiantes, que fue poderoso y muy popular, terminó siendo devorado por sus propios excesos y errores, y por la lluvia de acusaciones que lo persiguió. También hace pensar sobre el tamaño de ese cáncer que es la corrupción en América Latina.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -