Opinión


La Esquina

Los cambios inéditos en el flujo migratorio a México deben ser tomados como llamada de atención para un mejor control de nuestras fronteras, pero no para hacerle el trabajo a Estados Unidos. Lo primero es el respeto a los derechos humanos de los migrantes, que huyen de la violencia y la miseria.

La Esquina | La Crónica de Hoy

Los cambios inéditos en el flujo migratorio a México deben ser tomados como llamada de atención para un mejor control de nuestras fronteras, pero no para hacerle el trabajo a Estados Unidos. Lo primero es el respeto a los derechos humanos de los migrantes, que huyen de la violencia y la miseria.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -