Opinión


La Esquina

Tras el éxito político en la aprobación de la reforma educativa, quedan varios pendientes. Uno, evitar que el diablo se cuele en los detalles de las leyes reglamentarias. Otro, demostrar que la calidad educativa va a mejorar con la nueva situación. Lo primero se verá en lo inmediato. Lo segundo es de largo plazo y tendrá consecuencias de fondo para el país

La Esquina | La Crónica de Hoy

Tras el éxito político en la aprobación de la reforma educativa, quedan varios pendientes. Uno, evitar que el diablo se cuele en los detalles de las leyes reglamentarias. Otro, demostrar que la calidad educativa va a mejorar con la nueva situación. Lo primero se verá en lo inmediato. Lo segundo es de largo plazo y tendrá consecuencias de fondo para el país

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -