Opinión


La Esquina

Es cierto, ha habido en el pasado licitaciones públicas cuyas reglas escondían un ganador predeterminado por el Gobierno. La respuesta a eso es realizar licitaciones públicas limpias y abiertas, sin trampas en la letra chiquita, que promuevan la competencia, y no las asignaciones directas, sin más garantía que la autodeclarada honestidad gubernamental.

La Esquina | La Crónica de Hoy

Es cierto, ha habido en el pasado licitaciones públicas cuyas reglas escondían un ganador predeterminado por el Gobierno. La respuesta a eso es realizar licitaciones públicas limpias y abiertas, sin trampas en la letra chiquita, que promuevan la competencia, y no las asignaciones directas, sin más garantía que la autodeclarada honestidad gubernamental.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -