Opinión


La Esquina

La apuesta por la construcción de la refinería Dos Bocas por parte de Pemex es muy arriesgada. Por una parte, el costo y los tiempos serán difíciles de mantener; por otra, será una presión adicional a las finanzas de la empresa productiva del Estado. No todo puede ser voluntarismo.

La Esquina | La Crónica de Hoy

La apuesta por la construcción de la refinería Dos Bocas por parte de Pemex es muy arriesgada. Por una parte, el costo y los tiempos serán difíciles de mantener; por otra, será una presión adicional a las finanzas de la empresa productiva del Estado. No todo puede ser voluntarismo.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -