Opinión


La Esquina

En este gobierno de símbolos, es sintomático que el presidente López Obrador no asistiera al informe de labores de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Se entendió como un mero acto protocolario, cuando es, necesariamente, un espacio de diálogo y de respuesta de la autoridad ante los señalamientos de una institución autónoma. Esos espacios no deben cerrarse.

La Esquina | La Crónica de Hoy

En este gobierno de símbolos, es sintomático que el presidente López Obrador no asistiera al informe de labores de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Se entendió como un mero acto protocolario, cuando es, necesariamente, un espacio de diálogo y de respuesta de la autoridad ante los señalamientos de una institución autónoma. Esos espacios no deben cerrarse.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -