Opinión


La Esquina

La renuncia de José Narro al PRI debe ser entendida como un aldabonazo en la conciencia del partido tricolor. Si no hay cambios de fondo en ese partido, estará condenado a la intrascendencia en el futuro próximo y será una opción menos para México. El exrector ha mostrado congruencia en sus convicciones. Ojalá todavía haya alguien en el PRI que escuche sus razones.

La Esquina | La Crónica de Hoy

La renuncia de José Narro al PRI debe ser entendida como un aldabonazo en la conciencia del partido tricolor. Si no hay cambios de fondo en ese partido, estará condenado a la intrascendencia en el futuro próximo y será una opción menos para México. El exrector ha mostrado congruencia en sus convicciones.
Ojalá todavía haya alguien en el PRI que escuche sus razones.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -