Opinión


La Esquina

El arranque de la Guardia Nacional que atestiguamos, llega a diez años de una reforma al Sistema de Justicia Penal que ha pasado sin pena ni gloria, a mitad de autoridades locales acostumbradas a voltear a ver qué hace la Federación con los problemas delictivos y ante una ciudadanía cada vez más incrédula. Es un instante clave en el que se dejan atrás dogmas sobre la participación militar, lo mismo que a instituciones como la PF. Apuesta grande, muy grande, que el país debe ganar.

La Esquina | La Crónica de Hoy

El arranque de la Guardia Nacional que atestiguamos, llega a diez años de una reforma al Sistema de Justicia Penal que ha pasado sin pena ni gloria, a mitad de autoridades locales acostumbradas a voltear a ver qué hace la Federación con los problemas delictivos y ante una ciudadanía cada vez más incrédula. Es un instante clave en el que se dejan atrás dogmas sobre la participación militar, lo mismo que a instituciones como la PF. Apuesta grande, muy grande, que el país debe ganar.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -