Opinión


La Esquina

Las puertas para el diálogo están abiertas. A partir de esa apertura deben ponerse las bases para vivir en una ciudad donde las mujeres realmente se sientan seguras al ir de su hogar al transporte público, dentro del transporte público, en su trabajo, en la escuela y en la propia casa. Protección y seguridad, exigen, y ya está el compromiso de atenderlas.

La Esquina | La Crónica de Hoy

Las puertas para el diálogo están abiertas. A partir de esa apertura deben ponerse las bases para vivir en una ciudad donde las mujeres realmente se sientan seguras al ir de su hogar al transporte público, dentro del transporte público, en su trabajo, en la escuela y en la propia casa. Protección y seguridad, exigen, y ya está el compromiso de atenderlas.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -