Opinión


La Esquina

Era la crónica de una violencia anunciada. De nada sirvieron los llamados al comportamiento civilizado, y de poco la presencia de servidores públicos que intentaron fungir como servicio de orden. Los miembros del “cinturón de paz” acabaron siendo escudos humanos. Hay un grupo interesado en crear caos en cada manifestación. Se sienten intocables por una razón sencilla: no se les aplica la ley.

La Esquina | La Crónica de Hoy

Era la crónica de una violencia anunciada. De nada sirvieron los llamados al comportamiento civilizado, y de poco la presencia de servidores públicos que intentaron fungir como servicio de orden. Los miembros del “cinturón de paz” acabaron siendo escudos humanos. Hay un grupo interesado en crear caos en cada manifestación. Se sienten intocables por una razón sencilla: no se les aplica la ley.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -