Opinión


La Esquina

La jugada está hecha y Eduardo Medina Mora ya no es ministro de la Suprema Corte. Hay un problema en ello: nunca supimos las razones —tienen que ser “graves”, dice la ley— para que haya presentado y se le haya aceptado su renuncia. Lo único que puede salir de ahí son especulaciones. Y eso no es bueno para la democracia ni para la separación de poderes.

La Esquina | La Crónica de Hoy

La jugada está hecha y Eduardo Medina Mora ya no es ministro de la Suprema Corte. Hay un problema en ello: nunca supimos las razones —tienen que ser “graves”, dice la ley— para que haya presentado y se le haya aceptado su renuncia. Lo único que puede salir de ahí son especulaciones. Y eso no es bueno para la democracia ni para la separación de poderes.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -