Opinión


La Esquina

España ha pagado una deuda que tenía consigo misma. Mantener en pleno siglo XXI los restos de un dictador en un monumento aberrante construido por los prisioneros de la guerra con la que deshizo la república, era un anacronismo y un contrasentido. Con los hechos de ayer se ha quitado una pesada losa de encima.

La Esquina | La Crónica de Hoy

España ha pagado una deuda que tenía consigo misma. Mantener en pleno siglo XXI los restos de un dictador en un monumento aberrante construido por los prisioneros de la guerra con la que deshizo la república, era un anacronismo y un contrasentido. Con los hechos de ayer se ha quitado una pesada losa de encima.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -