Opinión


La Esquina

A diferencia de lo ocurrido en Bolivia, en Chile se esboza por fin una salida a la crisis política y social de las últimas semanas. Una salida que no pasa por derrumbar las instituciones establecidas, sino por transformarlas democráticamente, que es como debe ser. Una nueva constitución permitirá a los chilenos deshacerse, por fin, del último legado de Pinochet.

La Esquina | La Crónica de Hoy

A diferencia de lo ocurrido en Bolivia, en Chile se esboza por fin una salida a la crisis política y social de las últimas semanas. Una salida que no pasa por derrumbar las instituciones establecidas, sino por transformarlas democráticamente, que es como debe ser. Una nueva constitución permitirá a los chilenos deshacerse, por fin, del último legado de Pinochet.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -