Opinión


La Esquina

La discusión de la nueva ley de ciencia y tecnología tiene que ser amplia y propositiva. Al mismo tiempo que define prioridades, debe garantizar la pluralidad, el financiamiento suficiente y la libertad de investigación. Nada sería más dañino que un nuevo intento de imposición burocrática en un sector clave para el futuro del país, que va más allá de cualquier administración de gobierno.

La Esquina | La Crónica de Hoy

La discusión de la nueva ley de ciencia y tecnología tiene que ser amplia y propositiva. Al mismo tiempo que define prioridades, debe garantizar la pluralidad, el financiamiento suficiente y la libertad de investigación. Nada sería más dañino que un nuevo intento de imposición burocrática en un sector clave para el futuro del país, que va más allá de cualquier administración de gobierno.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -