Opinión


La F1 se queda en la CDMX

La F1 se queda en la CDMX | La Crónica de Hoy

Gracias a que no se tomó una decisión sobre las rodillas, a que las autoridades locales y la comunidad empresarial pudieron hablar y negociar las veces necesarias, el gran circo de la Fórmula 1 se queda en la Ciudad de México, lo que es una buena noticia para los amantes de la velocidad, pero sobre todo para el turismo y la imagen internacional de la ciudad.
Esta imagen ha sido golpeada por notas rojas y la cobertura mundial positiva que garantiza la F1 puede sin duda equilibrar el marcador. La novedad este año es que el gobierno no participa como patrocinador, tarea que asume la iniciativa privada. No sorprende que la familia Slim haya jugado un papel determinante. Por supuesto que la responsabilidad de la autoridad se centra en la seguridad alrededor de este magno evento, pero los beneficios lo justifican.
Por parte del gobierno hay que reconocer el desempeño de Miguel Torruco, secretario de Turismo federal y de la jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum. La noticia es un Gran Premio para la ciudad. Se ha generado cierto debate en las redes, pero lo cierto es que si el gasto fuerte corre a cargo de empresarios dispuestos a invertir no hay razón alguna para criticarlo.
La ciudad es diversa y por lo tanto su oferta turística es multidimensional. Hay mucha gente que disfruta de los bólidos desplazándose a toda velocidad y la realización supone una inyección de recursos que animarán la actividad económica, lo que es un beneficio para todos. El evento está asegurado tres carreras más y podría alargarse hasta el final del sexenio.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -