Academia


“La historia no sirve para comprender el presente, sino el pasado”

Rafael Mandressi participa en el Coloquio Internacional “Virus: historias: umbrales”.

“La historia no sirve para comprender el presente, sino el pasado” | La Crónica de Hoy

Foto: Especial

El discurso de la sofisticación de la ciencia contemporánea ha creado expectativas que no se cumplen, obteniendo de una parte de la población un efecto de resistencia a creer en la palabra científica y médica. “Lo que habría que aceptar, todos, es que las personas mueren. Yo también voy a morir, y soy el primero en lamentarlo, pero la idea de que me tienen que salvar o curar es una exigencia que no brota silvestremente, sino que responde a lo que yo llamo propaganda de lo que se ha dado de los avances de la medicina, como si fueran prodigiosos. En realidad no, la gente sigue enfermando y muriendo, y seguirá”, declaró el especialista en la historia cultural de la medicina, Rafael Mandressi, durante la conferencia magistral Medicus politicus: Por una historia política de la medicina que se llevó a cabo en el marco del Coloquio Internacional Virus: historias: umbrales, organizado por 17, Instituto de Estudios Críticos.

El autor de obras como La mirada del anatomista: disecciones e invención del cuerpo en occidente y Medicina y médicos en la economía de los saberes habló vía zoom sobre la relación entre medicina y política, y apuntó que la situación actual se presta para poner sobre la mesa enfoques referidos a épocas anteriores.

“No para que el presente nos indique como interpretar el pasado, yo sostengo que la historia no sirve para comprender el presente, sirve para comprender el pasado. Lo que está ocurriendo en este momento puede ser objeto de análisis (lo será algún día de historia) y también puede ser el motor para plantear otras preguntas, a los médicos, a la medicina y política del pasado, a las relaciones entre todo eso y a las realidades a que esas interacciones dieron lugar en su momento”, dijo Mandressi.

Comentó también que a pesar de la resistencia —el descreimiento— que parecen tener las exhortaciones científicas y médicas durante esta epidemia de COVID-19, él no considera que tengan menor incidencia que antes, simplemente el peso de la opinión médica en los ámbitos de decisión política y sus interacciones con los poderes asume formas diferentes a las de otras épocas. Como ejemplo, tomó el caso del actual presidente de la OMS, quien posee el título de médico.

“Estudiar instituciones como la OMS permite ver cómo son productoras de opinión científica o que es tomada como tal, cuando en realidad no son instituciones científicas, sino administraciones, burocracia internacional donde existe conformación científica en la cadena de producción de información, de recomendación y de acciones que esas instituciones tienen a su cargo”.

 

Accede a la conferencia en https://www.youtube.com/watch?v=bQl4EFC6Zdo&list=PLJUPYiQ3jAeS5ya6L8EIHr-btnWWyptWY&index=3&t=0s

 

Comentarios:

Destacado:

+ -