Cultura


La imagen de la pandemia es una muerte silenciosa, en la soledad, dice Raúl Zurita

Esa es la gran imagen que va a perdurar porque trajo una muerte sin ilusión de que alguien vaya a tomar tu mano, que alguien ponga una canción que a ti te ha gustado. En el fondo se nos muestra una muerte sin ninguna ilusión, sin ningún sueño, dice el poeta chileno

La imagen de la pandemia es una muerte  silenciosa, en la soledad, dice Raúl Zurita | La Crónica de Hoy

La imagen que dejará la pandemia a todos los seres humanos es la de una muerte silenciosa, sin la ilusión de morir escuchando tu música favorita o sosteniendo la mano de la persona que amas, expresó el poeta chileno y Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2020, Raúl Zurita (Santiago de Chile, 1950).

El también Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda 2016 ofreció una conferencia de prensa en el marco de la edición 40 de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca, donde leerá poemas este miércoles 21 de octubre a las 19:00 horas a través de las redes sociales @FILOaxaca.

“La pandemia es una muerte silenciosa en esta escafandra de plástico y la imagen de la muerte desnuda, a secas. Ésa es la gran imagen va a perdurar. Esa muerte a secas. En cualquier momento nos va a tocar a ti, a mí, a todos. Es inevitable. A veces es tonto temerle a lo inevitable”, comentó.

En palabras del autor de Purgatorio y Anteparaíso, estar siempre frente a la muerte es un hecho solitario e inevitable. “Es decir, nacemos con el cuerpo con el cual seremos crucificados. La muerte te crucificará en el mismo cuerpo que eres, en el que estás y en el que has crecido”.

Sin embargo, agregó, la pandemia de COVID-19 ha traído un nuevo dato: una muerte absolutamente silenciosa.

“Una muerte sin ilusión de que alguien vaya a tomar tu mano, que alguien ponga una canción que a ti te ha gustado. En el fondo se nos muestra una muerte sin ninguna ilusión, sin ningún sueño. Incluso, la muerte aunque sea insoportable también conlleva una serie de deseo que puede ser pensar en tu madre o en un ser amado, puedes encender la ilusión de que alguien puede tomar tu mano, alguien que tú amas”.

Para Zurita, esta pandemia le habla a la humanidad sobre el maltrato al otro.

“Nos está diciendo del maltrato de unos con los otros, del maltrato de la naturaleza, en un contexto donde hay un mundo opulento, por un lado, y de un mundo rico… de estos enormes cajones de miserias y desigualdades que son abismales. La pandemia es la expresión máxima de la soledad”.

Para el poeta chileno, la escritura también es una forma de solidaridad, pero no la falsa solidaridad de lo políticamente correcto. “Para mí, escribir es un acto solitario y solidario. Son las dos cosas al mismo tiempo”.

ASESINOS EN UN PARAÍSO. Raúl Zurita no cree en un compromiso ético de los poetas. “No creo en la misión de los poetas, en la misión que se le puede poner a un artista. Ninguno de los horrores o de los abismos humanos habrían sido mostrado. Sin la poesía ni la literatura no existiría Edipo”, indicó.

La razón es que la palabra abraza, porque al nombrar una palabra también nace un equívoco, añadió.

“Tal vez la historia del lenguaje es también la historia de un malentendido y lo que nos vamos diciendo es la forma en que nos malentendemos. La palabra abraza y desabraza al mismo tiempo. Pero las palabras también nos separan, pero cuando observas esos pueblos que se masacran, te das cuenta que la misma palabra puede significar, para unos, blanco y, para otros, negro. La misma palabra que te abraza puede ser la que te mata”, expresó.

— ¿Cómo absorbe política y poesía?

— Los seres humanos vivimos vidas completas. Ahora se habla de la teoría del fragmento. Eso no es cierto. No vivimos vidas fragmentarias para bien o para mal, para el horror o para el deshorror. Nuestras vidas son actos completos y no fragmentarios. En lo personal no me interesa una poesía plana o política.

“La literatura nos muestra a cada rato que somos una raza asesina que hemos arrojado bombas atómicas y que hemos creado hornos crematorios, que hemos construido millones de campos de concentración y nos hemos hecho pedazos. Sin embargo, somos asesinos que esperamos el paraíso. No tenemos otra posibilidad que construir la felicidad, porque de no ser así este mundo estaría casi terminado. Siempre hay una variable desconocida. ¿Qué significa en el fondo el paraíso, la felicidad?”, respondió.

Zurita recordó que empezó a escribir porque simplemente le gustaba, aunque en la universidad su escritura fue basada en la desesperación.

“Fue mi forma de entender el mundo y de sobrevivir en medio de esta locura, con un golpe de estado y con desaparecidos. Era la forma de sobrevivir y de aferrarme a esto significaba escribir, aunque no quería hacerlo, tenía esa necesidad. Todo mundo habla de la angustia, del miedo y del terror de un régimen dictatorial, pero nadie habla de la pobreza. Es una gran lección de humanidad aprender lo que es la pobreza, lo que es la calle, lo que es no poder pagar algo”.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -