Academia


“La industria comete errores o no está cumpliendo en reglas de los empaques”

A partir del 1 de abril entran en vigor los cambios que eliminan a personajes publicitarios, recomendaciones de “asociaciones” y establece nuevos lineamientos en la Tabla Nutrimental

“La industria comete errores o no está cumpliendo en reglas de los empaques” | La Crónica de Hoy

Hay productos con azúcares añadidos que no tienen sellos de advertencia, refieren los especialistas.

Este 1 de abril inicia la segunda fase del etiquetado de productos procesados, que no sólo quita a los personajes que han enganchado al público infantil, sino que también removerá las "declaraciones saludables" de “asociaciones” o "expertos" que recomendaban los productos; adicionalmente, se realizan cambios a la tabla nutrimental de éstos, la cual debe exponer qué tipo de azúcares añadidos y edulcorantes contienen, explicaron en videoconferencia expertos del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y asociaciones civiles.

No obstante, hay productos que aún no cumplen con la nueva reglamentación, lo cual significa que “la industria está cometiendo errores o no está cumpliendo”, dijo Ana Munguía, investigadora del Centro de Investigación en Nutrición y Salud (CINyS) del INSP. 

Un ejemplo de lo anterior, acotó, es el producto Corn Flakes, que a diferencia de otros cereales conserva al personaje que lo promociona y no cuenta con sello de advertencia. No obstante, la nueva regulación señala que cuando un producto cuenta con azúcares añadidos, como es el caso, se deben evaluar las calorías. Este producto, explicó, tiene azúcares añadidos y 343 kilocalorías, cuando lo que marca la regulación es un máximo de 275.  Este producto debería de tener sello de “Exceso de calorías”.  

La especialista añadió que aunque este 1 de abril entra en vigor esta regulación, los productores todavía tendrán como plazo hasta el 31 de mayo para hacer los cambios y no ser penalizados.  

“Los cambios que entran en vigor en la NOM 051 no quieren decir que ya se prohíbe la publicidad, sino se condiciona con un perfil nutrimental, es decir, aquellos productos que se consideren un riesgo para la salud de la población infantil no pueden utilizar ganchos para promocionarlos: los que tengan sellos o leyendas precautoria no pueden emplear estos recursos persuasivos”, refirió la académica en videoconferencia coordinada por la asociación civil El Poder del Consumidor. 

LEALTAD DE LOS NIÑOS.

La especialista recordó que estudios realizados en el INSP y en otras partes del mundo, dan evidencia de que la regulación de la publicidad en la población infantil es una de las políticas más costo-efectivas para mejorar los ambientes alimentarios. “Adicionalmente, la evidencia es muy clara: los productos chatarra son un factor importante en el desarrollo de la obesidad en la población infantil”. Munguía recordó adicionalmente que este tipo de publicidad no sólo trata de enganchar a los niños, sino generar además un apego emocional y lealtad posterior. 

“Si esta publicidad no tuviera efectos en las compras, las grandes compañías no gastarían millones de dólares en estos mecanismos”. La experta comentó también que se requiere más evidencia de los nuevos métodos publicitarios que emplea la industria y que el alcance de los cambios a la NOM 051 son limitados, puesto que sólo regula bebidas y alimentos pre-envasados, además de no hacerlo en la publicidad de otros medios, como la televisión y las redes sociales. “La norma y los cambios en los empaques son un inicio, pero no es suficiente”.

Por su parte, Carlos Cruz, también adscrito al CINyS, explicó que las nuevas regulaciones también cancelan las “declaraciones saludables” y a los “profesionales de la salud” que recomendaban o avalaban productos que hacían pasar por saludables. “Su fin era informativo, pero se desvirtuó de su objetivo principal. Esas estrategias requerían regulación, puesto que cualquiera podía hacer uso de ellas y generaban efectos en los consumidores por medio de los llamados ‘halos saludables’, generando una percepción saludable cuando no lo eran. Añadir vitaminas o fibra no garantiza que lo sean, razón por las cuales estas declaraciones son un foco de investigación en el mundo y han requerido regulaciones”. 

El académico refirió que estudios realizados en el INSP señalan que los avales más importantes eran los otorgados a estos productos se realizan por asociaciones de diabetes, nutrición y cardiología; que son más frecuentes en bebidas azucaradas y botanas dulces y que el 60 por ciento no son saludables, puesto que tienen cantidades excesivas de azúcares, grasas saturadas y sodio. 

“Adicionalmente, el 52 por ciento de los productos ultraprocesados, que tienen principalmente sellos de advertencia, contienen este tipo de declaraciones; también son frecuentes en productos dirigidos a bebés y en cereales para el desayuno”. El experto enfatizó que no hay diferencias significativas entre productos que porten o no estas declaraciones con otros que no sean saludables.

TABLA NUTRIMENTAL.

Durante su oportunidad, Ana Larrañaga, nutrióloga y coordinadora de la coalición de organizaciones civiles en ContraPeso, refirió que los octágonos en los nuevos etiquetados o eliminar a los personajes en los empaques de productos procesados son efectos más visibles de la nueva regulación, no obstante, hay otras modificaciones más sutiles de las que no se ha hablado lo suficiente.  

“Una de éstas son los cambios a la Tabla nutrimental, que regularmente se exhiben al costado de los productos. Anteriormente, no se estandarizaban las porciones para entenderla, la industria presentaba porciones claramente menores a lo que la población consume, no eran realistas”. 

Otro cambio en este tipo de información, agregó, es que los productos deberán ahora exponer la lista de ingredientes para que de esta forma los consumidores sepan si es un producto ultraprocesado o mínimamente procesado. Este tipo de información debe señalar qué tipo de azúcares, colorantes y emulsificantes contiene. 

“Esta información no se desglosaba de manera clara antes, y conseguirlo no fue sencillo, pues nos enfrentamos a una enorme oposición de las industrias de ultraprocesados”.

 

 

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -