Cultura


La obra de los poetas es una bomba de tiempo poco conocida: Eduardo Lizalde

Homenaje. El poeta inauguró ayer Eduardo Lizalde: El tigre en su casa. Homenaje 90 años en la Biblioteca de México, la cual celebra sus nueve décadas de vida. “La poesía es una tarea de descubrimiento y de autodescubrimiento, no fácil de consumar, pero ahí está”, señala

La obra de los poetas es una bomba de  tiempo poco conocida: Eduardo Lizalde | La Crónica de Hoy

La muestra en homenaje a Eduardo Lizalde se conforma con más de 50 objetos, entre fotografías, libros y manuscritos.

"La poesía no tiene temas, el poeta escribe lo que encuentra en el camino, lo que ocurre. No hay reglas para la poesía, no hay disciplina como la de los novelistas. Los novelistas como Carlos Fuentes es gente que no se levantaba a desayunar sin antes escribir 20 páginas, no es ésa la disciplina del poeta”, señaló el escritor Eduardo Lizalde (Ciudad de México, 1929) durante la inauguración de la exposición Eduardo Lizalde: El tigre en su casa. Homenaje 90 años, la cual celebra sus nueve décadas de vida.

La exhibición que permanecerá en la Biblioteca de México (Plaza de la Ciudadela 4, Centro, CDMX) hasta el 20 de noviembre reúne más de 50 objetos, entre fotografías, libros y manuscritos del autor de El tigre en la casa y Premio Internacional Carlos Fuentes 2017.

Feliz de recibir un homenaje en la biblioteca que dirigió durante más de 10 años, Lizalde comentó que al igual que el cuentista, los poetas escriben por impresiones.

 “Por momentos de trabajo que pueden ser muy intenso, pero no es de todos los días la poesía, es una tarea de descubrimiento y de autodescubrimiento, no fácil de consumar, pero ahí está”.

Acompañado de su esposa Hilda Rivera y de sus amigos Manuel Yrízar y Adolfo Castañón, así como de José Mariano Leyva, actual director de la Biblioteca de México, el homenajeado reflexionó sobre la falta de difusión de la poesía.

“La poesía —como dice un crítico español, al que le dimos el Premio Internacional Carlos Fuentes, me refiero a Luis Goytisolo—, no la lee nadie, la leen los poetas, se leen entre ellos. Se refiere al asunto de que la poesía no tiene una difusión tan grande como la literatura en prosa”, dijo.

La obra de los poetas, agregó, es una bomba de tiempo que no suele ser muy conocida.

“Tampoco los cuentistas alcanzan celebridades enormes y el caso de Juan Rulfo, por ejemplo, que es un escritor de una obra tan breve, es extraordinario; pero la cantidad de cosas que se publican en prosa y poesía alcanzan poca difusión en estos países nuestros donde ha crecido naturalmente el consumo de libros, pero no ha crecido de la manera en que podría ocurrir en panoramas donde la literatura es explosivamente admirada y leída”, expresó.

El Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca 2013 también añadió que los poetas tienen la condición de escritores que escriben para minorías enteradas o que producen una literatura de complejidad no apta para el cultivo multitudinario.

“Una larga obra de un poeta viejo que soy yo a los 90 años y que ha escrito una cantidad enorme de versos, aunque a veces en alguna lectura o en alguna biblioteca u homenaje me encuentro con lectores que saben de memoria mis poemas de la juventud, entonces no me quejo porque hayan sido relativamente pocos los lectores de mi obra, pero creo que son bastantes y soy afortunado”, comentó.

—¿Extraña su trabajo en la Biblioteca de México?

—No mucho porque pasé demasiado tiempo, creo que fue un descanso abandonar esta labor, estuvimos 20 años.

—¿Le gustaría que su biblioteca se albergara en la Biblioteca México?

—Ya no cabe ninguna (biblioteca) más (aquí), es bastante grande, tengo un material enorme, tengo una discoteca tan grande como la biblioteca, tampoco sé dónde ponerla. Mi casa entera es una biblioteca, hay tres pisos llenos de libros y de mucha basura de la que cuesta mucho trabajo deshacerse: apuntes, recortes. La labor es grande.

Respecto a su acervo sonoro, añadió que hizo grabaciones sobre ópera —hoy en manos de la UNAM—, sin embargo, es un material que no se ha usado.

“Tenemos material grabado con el maestro Manuel Yrízar que fue colaborador nuestro, todas las grabaciones que hicimos con Ernesto de la Peña es toda una biblioteca que está en la UNAM. Hicimos 225 programas y los deberían de volver a transmitir porque ahí están parados, archivados, la discoteca universitaria no utiliza esos materiales, pero hemos grabado enormidad de cosas”, indicó.

PRIMERAS EDICIONES. La exposición El tigre en su casa. Homenaje 90 años se divide en dos secciones, la primera reúne la primera edición de La mala hora publicada en 1956; el libro Nunca el olvido, de Raúl Leiva con dibujos hechos por Lizalde en 1957 y la publicación del cuento “Gato y nube” en el suplemento dominical El Gallo Ilustrado en 1965.

“En la segunda sección tenemos desde el título de Cada cosa es Babel de 1966 pasando por El tigre en la casa, también las incursiones del maestro Lizalde en la novela, en las memorias y ensayos que nos dan una visión amplia de sus intereses y quehaceres intelectuales, así como su pasión por la ópera”, explicó el escritor Geney Beltrán.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -