Mundo


La ONU alerta: hay que cambiar la dieta para frenar el cambio climático

El excesivo consumo de carne deriva en una sobreexplotación del suelo y en el aumento de emisiones de CO2 que provocan la subida de las temperaturas en el planeta

La ONU alerta: hay que cambiar la dieta para frenar el cambio climático | La Crónica de Hoy

La ONU lo deja claro: la humanidad debe cambiar su dieta si quiere combatir el cambio climático. El Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC), dependiente de Naciones Unidas, presentó ayer miércoles en Ginebra un informe que alerta sobre los hábitos alimenticios de la población e insta a consumir menos carne y más frutas y verduras.

Los expertos que elaboraron el informe, titulado Suelos y cambio climático, señalaron que ya no sólo es suficiente con reducir las emisiones de CO2 de la industria y de los coches, y es que los niveles de producción de alimentos actuales no son compatibles con la sostenibilidad del planeta. Además, apuntan a la degradación del suelo y a la deforestación de los bosques como grandes problemas a tratar si la humanidad quiere asegurar su futuro.

El informe también arroja algunos datos alarmantes sobre nuestros hábitos de consumo. Entre el 25 y el 30 por ciento de todos los alimentos que se producen se acaba desperdiciando, y este derroche de comida supone entre un 8 y un 10 por ciento de las emisiones a la atmosfera.

Por otra parte, la deforestación, la erosión y desertización de la tierra son una consecuencia más de la dieta insostenible que mantenemos, puesto que los humanos ocupamos un 70 por ciento de los suelos del planeta para sobreexplotación.

Los malos hábitos alimenticios, relacionados con el consumo masivo de carne, no sólo afectan a la salud del planeta, también a la de los propios humanos. El informe apunta que desde 1961 el consumo de aceite vegetal y carne se ha duplicado y la ingesta de calorías se incrementó un tercio, dando como resultado: 2 mil millones de adultos en el mundo con sobrepeso u obesos.

CAMBIO DE HÁBITOS. Para revertir esta situación, desde la ONU aconsejan reducir el consumo de productos de origen animal y, en todo caso, comprar aquellos que se producen de manera sostenible. Especialmente preocupante es el consumo de carne de vacuno, que genera el 62 por ciento de las emisiones de CO2 de toda la industria cárnica.

Al mismo tiempo, recomiendan incluir más frutas, verduras, legumbres o cereales en nuestra dieta, haciendo énfasis en los alimentos de temporada y de proximidad, cultivados en el país, que tienen menos impacto en el medio ambiente.

Aunque no sólo basta con reducir el consumo de carne, una dieta sostenible tendría que incluir más productos frescos y menos ultraprocesados, con el fin de evitar el uso indiscriminado de plástico para su envasado.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -