Academia


La UNAM desarrolla app para mejorar movilidad en su campus

Innovación. La tecnología diseñada en el C3 ofrece información en tiempo real sobre disponibilidad de Pumabús y Bicipuma y puntos de acceso para personas con discapacidad. A futuro, se podría extrapolar para mejorar la movilidad de la CDMX

La UNAM desarrolla app para mejorar movilidad en su campus | La Crónica de Hoy

La aplicación fue presentada por Carlos Gershenson y Alejandro Frank en el C3.

En el Centro de Ciencias de la Complejidad (C3) de la UNAM, académicos y desarrolladores digitales crearon la aplicación PumaMóvil que en su primera versión permitirá a los usuarios en Ciudad Universitaria mejorar su movilidad en el sistema Pumabús, Bicipuma, así como en la identificación de puntos de acceso para personas con discapacidad e incluso un botón de auxilio.

En sus próximas mejoras se considera la extensión a otros campus de la UNAM, entre las facultades de Estudios Superiores (FES), preparatorias, Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) y escuelas nacionales (ENES), refirió Carlos Gershenson, investigador del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) y residente del C3. En algunos casos como la ENES de Morelia, explicó, no sólo es necesario emplear información sobre el campus, sino sobre toda la ciudad.

El líder del proyecto explicó que en el caso del Pumabús, los usuarios podrán seguir el trayecto de los vehículos en tiempo real, ya que las unidades cuentan con un GPS que permite hacer el seguimiento. En una siguiente versión, añadió, se podrá seleccionar una estación y ver el tiempo estimado de llegada de las distintas unidades, de esta forma, los usuarios no tendrán que esperar innecesariamente en las estaciones, principalmente en las noches.

Para Bicipuma, puntualizó que la aplicación móvil —disponible para Android y iOS— muestra las estaciones cercanas y la disponibilidad de bicicletas. En ambos casos, los usuarios podrán tomar la decisión de optar por otro medio de transporte en caso de que estos sistemas no estén disponibles en su trayecto o no desviarse innecesariamente. En su siguiente mejora incluirá a los taxis que operan de forma oficial en CU.

Gershenson añadió que la aplicación tiene además un apartado de seguridad, donde los usuarios pueden accionar un botón de auxilio, que alerte al sistema de la UNAM o se conecte directamente al 911. Para el caso de las unidades fuera de Ciudad Universitaria, dijo que las FES han intentado resolver sus problemas de inseguridad con distintas estrategias, así como campus de la UAM y UACM, y que la aplicación ayudará a reducir el índice con el que se presentan.

“Con PumaMóvil el tema de seguridad es algo que vamos a atacar indiscutiblemente”, dijo por su parte Alejandro Frank Hoeflich, director del C3.

VERSIÓN 2.0. En una segunda versión de la aplicación, mencionaron ayer en el C3 durante la presentación de la tecnología, se incorporará un servicio de compartición de automóviles, o carpooling, que pondrán en marcha con el sistema Waze Carpool. Éste consistirá en compartir viajes entre el dueño de un automóvil que podría desplazar a otros usuarios que se encuentren en la ruta de destino universitaria desde cualquier punto de la ciudad.

En fases posteriores y de forma más ambiciosa, mencionó Frank Hoeflich, el sistema podría emplearse como un instrumento para mejorar la movilidad de la Ciudad de México, en una alianza con el gobierno capitalino y las empresas.

“Hemos platicado con funcionarios del gobierno capitalino de los sectores de movilidad interesados en este tipo de funcionalidades. Esperamos que en pocos años tengamos algo así dentro de las ciudad”, dijo por su parte Gershenson, cuyo proyecto de señalización en el Metro y Metrobús de la capital ha demostrado mejorar los tiempos y eficiencia de los trayectos.

“PumaMóvil será un experimento para conocer la funcionalidad de esta tecnología, saber si su interfaz es amigable y cómo la emplean los usuarios”. Los científicos añadieron que para el correcto funcionamiento de esta aplicación la retroalimentación y participación de los usuarios es fundamental, son la masa crítica que funcionará como motor de ésta, puesto que serán fuente primordial de información. Adicionalmente, éstos podrán beneficiarse mediante sistemas de recompensa. 

Finalmente, Frank enfatizó que para llegar a esta etapa del proyecto se requirieron alrededor de cuatro años y fue posible gracias al financiamiento inicial de Conacyt, no obstante, para sus futuras versiones y expansión se requerirá de recursos sostenidos. “Los recursos de Conacyt se han evaporado, por lo que es importante que la propia Universidad tome el proyecto como propio para hacerlo crecer. Se necesitará de un apoyo sistemático”.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -