Cultura


La vida se trata de hacer maravillas, de tener amor, respeto y de disfrutar: Elisa Carrillo

La Premio Benois de la Danza está en México con su festival Danzatlán, el cual se realizará del 30 de julio al 7 de agosto

 La vida se trata de hacer maravillas, de tener amor, respeto y de disfrutar: Elisa Carrillo  | La Crónica de Hoy

 

El ser humano tiene todas las posibilidades para disfrutar la vida, de hacer maravillas, tener tranquilidad y amor, porque al final de eso se trata la vida, pero también de utilizar su inteligencia para salir adelante y no destruir este mundo tan maravilloso que estamos lastimando tanto, dice la prima ballerina del Staatsballet Berlin y Premio Benois de la Danza 2019, Elisa Carrillo.

Son las reflexiones de Elisa tras más de año y medio de pandemia por la COVID-19, enfermedad que sufrió, y quien regresa a los escenarios de México con su festival Danzatlán, a realizarse en formato híbrido -presencial y virtual- del 30 de julio al 7 de agosto. En esta edición, ofrecerá estrenos, tres funciones de la Gala de Estrellas del Ballet Elisa y Amigos (presenciales), charlas, clases magistrales, conversatorios y ciclos de cine y videodanza. Del festival y otras cosas, como el valor de la cultura y la ciencia, Elisa Carrillo nos habla:

¿Qué tan especial es esta edición de Danzatlán?

Es muy especial porque volver al escenario después de dos años que no estuvo Danzatlán, es algo maravilloso y más si vemos que en el mundo hay teatros que aún no abren sus puertas. Entonces, tener la oportunidad de presentarnos y saber que cada función es una bendición, porque es emocionante y maravilloso volverte a sentirte viva con la profesión que tanto amas.

¿Cuáles obras destacarías de esta edición?

Cada una de las coreografías tiene algo especial. Cada bailarín tiene su esencia, su energía y, en esta ocasión, como fue en anteriores ediciones, presento cosas distintas para que el público siga conociendo diferentes estilos. Una de las coreografías que voy a bailar, “Pas de Quatre", es una versión de Anton Dolin a partir de la coreografía de Jules Perrot. Esta pieza la han hecho grandes bailarinas en la historia de la danza clásica y ahora la presentamos en México. También voy a bailar piezas contemporáneas de Nacho Duato y Mauro Bigonzetti.

Pero todos los bailarines que estarán en Danzatlán son de gran nivel como la española Lucía Lacarra, que nunca ha estado en México y hará una función maravillosa; además tenemos los estrenos de El amante, coreografía basada en el libro de Marguerite Duras, y realizada por Marco Goecke, coreógrafo alemán y director del Ballet de la Ópera Estatal de Hannover, y Tchaikovsky. Pro et contra, con el Ballet Eifman de San Petersburgo. Aunque cada función será muy especial y conforman un gran programa. Por eso estoy agradecida con todas las compañías y bailarines que nos acompañan.

¿Un programa que nos lleva a valorar el placer de reunirse, de ir al arte?

Ese es el significado de volver a los teatros. Hay que ver algo bonito, que la gente se vaya con una alegría en el corazón. Creo que esto es lo que necesitamos en estos momentos y los artistas necesitamos ese calor del público, su energía y poder decirles: aquí estamos para ustedes.

--Necesitamos recuperar esa alegría de estar en comunidad.

Creo que será un poco difícil porque muchos perdimos seres queridos, amigos, algo muy triste. Y sigue pasando. Pero creo que hay que seguir adelante, comenzar a realizar trabajos que nos permitan sentirnos unidos, que nos hagan sentir la cercanía, el respeto y cariño. Acudir a eventos que nos llenen de alegría, como espero sea Danzatlán para los asistentes y se sientan con esperanza, porque creo que en la vida nunca hay que perderla.

¿Es el tiempo de volvernos más correspondientes con el otro?

Definitivamente, sí. Es el tiempo en que uno tiene que aprender a respetarse, porque el cuidado que se tiene a uno, es el respeto y cuidado para el otro. Eso es algo que muchas veces se ha perdido, porque la gente no se da cuenta de lo que nos puede pasar como seres humanos. Es una etapa para recapacitar, volver a unirnos y respetar al otro en todos los sentidos.

¿La cultura y la ciencia nos permitieron superar esta etapa y parece que no se les reconoce esto?

Espero que esta pandemia también nos enseñe eso: valorar lo importante, porque cuando uno se da cuenta de qué hubiera sido esta pandemia sin cine, sin arte, sin música, sin ópera, sin danza… Aunque sean de manera virtual, todos esos eventos culturales nos mantenían motivados en casa, nos ofrecían tantas cosas que hoy la gente comenta que le hace falta estar presentes en éstos. Por esto, espero que se concientice que son herramientas, la cultura y la ciencia, para que el ser humano tenga una existencia mejor.

¿Y entonces, cuando termine esta pandemia, qué esperas del ser humano?

Yo creo que el ser humano tiene todas las posibilidades de disfrutar de la vida, de hacer maravillas y tener tranquilidad, tener amor, porque la final de eso se trata la vida. Sólo estamos unos momentos en la Tierra y hay que disfrutarlos al máximo, utilizar la inteligencia para salir adelante y no destruir este mundo tan maravilloso que estamos lastimando tanto.

¿Cómo se siente Elisa cuando logra impactar al público durante una coreografía?

Soy feliz. Es una felicidad enorme saber que por medio de lo que hago puedo trasmitirle algo al público, porque la manera en que lo perciben, es la manera en que yo me siento. Es una cosa mutua, porque siempre he pensado: si hago mi trabajo como debe ser y las personas me dan esa respuesta, es porque sienten algo y aplauden de corazón, porque cuando bailo lo hago con el corazón.

¿Los planes para la Fundación Elisa?

La Fundación sigue trabajando y acabamos de apoyar a Enrique Bejarano, un joven bailarín que va a trabajar con la Birmingham Royal Ballet. Se graduó de la Academia de Danza de la Princesa Grace de Mónaco.

Además, seguimos con el trabajo con niños que les gusta el ballet, porque las peticiones no cesan para la Fundación y espero que cuando pase todo esto podamos tener oportunidad de seguir ayudando a más jóvenes y niños. Y a lo mejor, podamos conseguir más patrocinadores.

¿Qué esperas de México para el futuro inmediato?

En cultura, que haya apoyos que se dé oportunidad a los artistas mexicanos que necesitan tanto los escenarios, porque en ellos hay mucho talento, y que haya menos violencia, que haya respeto la vida, que se termine el terror. Eso es lo que debemos desear, porque tenemos un país bellísimo, pero desgraciadamente, con mucha violencia.

PROGRAMA. El festival abrirá con la ‘Gala de Estrellas’, con Mikhail Kaniskin (primer bailarín del Ballet Estatal de Berlín), Dinu Tamazlacaru, Yolanda Correa, Kristina Kretova, Igor Tsvirko, Lucia Lacarra, Matthew Golding y Evelina Gudonova.

Habrá una serie de filmes de pequeño y gran formato que muestran la diversidad de la danza, así como su riqueza temática y geográfica.

En el Centro Cultural Mexiquense Bicentenario, en Texcoco, habrá espectáculos en vivo. Uno de ellos con la Compañía de Danza del Estado de México y La Catrina, un ballet que exalta el Día de Muertos.

Entre otras actividades, Danzatlán 2021 incluirá conversatorios virtuales como el Mujeres en la Danza: ¿Cómo se construyen los sueños?, con Elisa Carrillo y la cubana Yolanda Correa. También el director artístico de la Gala del Kremlin, Mikhail Kaniskin impartirá una clase magistral (híbrida) para niñas y niños de nueve a 14 años de edad.

Las actividades presenciales serán transmitidas en las redes sociales de la Secretaría de Cultura y Turismo del Estado de México, y Twitter, y (@FestivalDanzatlan), donde también estará disponible el programa completo del festival.

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -