Opinión


Las diferencias inútiles

Las diferencias inútiles | La Crónica de Hoy

¿Por qué siempre insistimos  en tratar de sentirnos diferentes y especiales ante los demás? ¿Por qué nos sentimos ofendidos cuando nos comparan con los otros? La respuesta es: por tan egoístas e ingenuos que somos. ¿Cómo es posible que no nos demos cuenta, que si bien existen diferencias externas entre nosotros como el color de la piel, la altura, la complexión, etc., el cuerpo humano que tenemos enfrente contiene exactamente los mismos órganos que poseemos nosotros y que cualquiera de ellos podría salvarnos la vida en un momento dado?

Todos los seres humanos, salvo algunas excepciones, hemos nacido  físicamente iguales. ¿Por qué nos cuesta tanto trabajo aceptar que todos pertenecemos a una misma especie?  La especie humana.

Y si tenemos conciencia que hasta este momento estamos solos en el universo. ¿Porque no pensar que las mismas preocupaciones nos atañen a todos los seres humanos por igual, en menor o mayor medida?

Aquí algunos ejemplos: la Salud de nuestro cuerpo. Todas las personas nos preocupamos por ella y muchas veces hasta por insignificancias.

La Imagen que proyectamos hacia los demás; vivimos pendientes de ella puesto que deseamos mostrarnos seguros, inteligentes y dueños de nosotros mismos, y cuando no lo logramos, nos frustramos.

Del dinero, ni hablar. Todos deseamos solventar nuestros gastos de forma digna e inteligente, pero a la mayor parte, el dinero no nos alcanza, y entonces vivimos siempre preocupados por eso.

Y los que sí lo tienen, viven preocupados por no perderlo y acrecentarlo.

En lo que se refiere a nuestras Creencias, muchas veces las consideramos inamovibles, y las enarbolamos como si fueran sentencias ineludibles para la humanidad.

Y cuando hablamos de nuestra Interioridad, deseamos convencernos de nuestra dulzura, bondad y sabiduría. Pero la verdad es que seguimos cometiendo errores de ignorancia elemental.

Y qué decir del Amor. Todos amamos de diferente manera, pero con frecuencia parecemos competir a ver quién es quién más ama, sólo logramos con esto menospreciar los sentimientos de los demás.

En cuanto a la Espiritualidad rivalizamos  para determinar quién ha avanzado más o menos, hasta el extremo de transformar la humildad en una forma de orgullo, demostrando así, el largo trecho que en ese campo nos falta por avanzar.

Conclusión: no es para decepcionarnos el descubrir nuestras similitudes, sino para concientizar que es sólo en el modo de utilización que hacemos de nuestros atributos personales y de la inteligencia que nos acompaña, en donde reside la única y verdadera diferencia entre nosotros.

 

Mail: corzoalma17@yahoo.com

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -