Escenario


“Las generaciones de cine de hoy son más emocionales que intelectuales”: Rémi Bezançon

Entrevista. El cineasta francés Rémi Bezançon visitó el país para presentar El misterio del Sr. Pick en el marco de la edición 23 del Tour de Cine Francés, con una reflexión sobre el mundo editorial

“Las generaciones de cine de hoy son más emocionales que intelectuales”: Rémi Bezançon | La Crónica de Hoy

En el 2008, el cineasta francés Rémi Bezançon cobró fama internacional gracias a su segundo largometraje El primer día del resto de tu vida, una comedia que no sólo le dio tres galardones de las nueve nominaciones a los Premios César que entrega la Academia Francesa, sino que lo consolidó como la consagración de una promesa que comenzó con su ópera prima Un amor de altura (2005). Para ese 2008, muchos creativos y artistas querían trabajar con él.

Uno de ellos fue el escritor parisino David Foenkinos, uno de los escritores más populares Europa gracias a sus novelas, en las que indaga en los desvelos emocionales y sentimentales de la sociedad francesa. Después del éxito de La delicadeza, publicada en 2010 y adaptada al cine dos años después con él mismo como director y Audrey Tatou como protagonista, pasó 10 años tratando de convencer a Bezançon de adaptar una de sus novelas.

“La primera vez que me propuso adaptar uno de sus libros me negué. Ocurrió hace una década. Y no es que fuera un acto de despecho, sino que para mí adaptar algo al cine es una forma de traicionar al autor del libro con lo que propone el director de cine. Él intentó convencerme otras veces con otros libros, y yo los leía, pero cuando nos sentábamos a hablar me convencía de que no quería hacerlo”, expresó a Crónica el cineasta francés Rémi Bezançon.

“Una vez me dio a leer Le Mystère Henri Pick y me convencí de que era una buena idea llevarla al cine. Probablemente él ya estaba cansado de intentarlo porque esta vez fui yo quien lo llamó”, agregó el realizador, quien visitó el país a propósito de que su filme El misterio del Sr. Pick, forma parte de la edición 23 del Tour de Cine Francés, que comenzó el pasado 6 de septiembre en la Ciudad de México y llegará a otros rincones del país hasta el 17 de octubre.

La premisa de la cinta es la siguiente. Una joven editora descubre una novela magistral escrita por Henri Pick, un cocinero fallecido dos años antes. Según su viuda, Pick jamás leyó un libro y lo único que escribió en su vida fue la lista de la compra. Cuando la novela se convierte en un éxito de ventas, un crítico literario escéptico y obstinado se une a la hija de Pick para desentrañar el misterio.

“No soy para nada fiel al libro. Es al mismo tiempo una crítica y una declaración de amor. La crítica tiene que ver más con el marketing, sobre cómo vender una película, ahora la promoción del libro parece cobrar más importancia que el mismo libro. A veces se pierde un poco la esencia de la literatura, que son los libros”, expresó el realizador.

“Más allá de la crítica al mundo de la literatura, la película es una declaración de amor por los libros. Por eso creo que lo que mejor me han dicho sobre mi película después de haberla visto fue ‘su película hizo que me dieran ganas de leer’”, agregó el cineasta, quien cuenta con un reparto encabezado por Fabrice Luchini y Camille Cottin, el primero como el crítico que se niega a aceptar la existencia del Sr. Pick, y la segunda como la hija del escritor.

Al mismo tiempo el tono de comedia le permite al cineasta burlarse de situaciones locales como la de considerar que Francia es un país en el que “hay más escritores que lectores”, como dice el personaje de Luchini: “Es cierto que los editores reciben muchos manuscritos y no todos se publican, al final no creo que haya más escritores que lectores pero si lo pensamos un poco podría ser cierto en la cotidianidad”, dijo Bezançon.

“Todo mundo escribe. Por eso esa idea de los libros rechazados me parecía tan poética, porque todos hemos tratado alguna vez de escribir un libro o un texto o cualquier cosa para sacar nuestras emociones, o por obligación. Uno aprende a leer en la escuela y creo que no mucha gente se empeña en leer libros”, agregó.

El director espera que el público conecte con esta historia, “esta película es muchas cosas: es reír, es diversión; esta película es bastante lúdica como en las novelas de Agatha Christie; pero aquí se va a investigar no quién mató a quién, sino a quién escribió qué y al mismo tiempo que el personaje  hace la investigación, el espectador también lleva a cabo su propia investigación y nosotros le vamos dando pistas y detalles”, dijo.

Este tipo de interacción entre la obra y el espectador es para Bezançon lo más importante del cine en la actualidad, pues considera que las generaciones actuales piensan más en buscar conectar con el otro que en llevar el arte del cine a otro nivel como en décadas pasadas.

“Hoy en día no se puede hablar de movimientos de cine. En Francia la situación está dividida muy claramente porque por un lado está el cine de autor, que se toman muy en serio, a veces demasiado en serio, y por otra parte hay una generación de la que yo formo parte que hacemos películas más accesibles, que no exigen quebrarse tanto la cabeza”, enfatizó.

“Somos una generación que piensa más en el público. Pensando en Francia, aquella tradición de la Nouvelle Vague es pasado, eso sucedió hace 60 años y parece que no hemos aprendido a dar vuelta a la página, pero es que ahora somos más emocionales que intelectuales”, concluyó.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -