Cultura


“Las murallas, la idea populista alimentada por el miedo al otro”

ENTREVISTA. Son siempre una cosa que el poderoso hace sobre los indefensos con la idea de que los hará más poderosos, es mucho miedo y testosterona puesta en ladrillos. Siempre han existido las barreras pero hoy están creciendo de manera muy amenazante, añade Pablo Soler Frost.

“Las murallas, la idea populista alimentada por el miedo al otro”  | La Crónica de Hoy

Pablo Soler Frost habla de su reciente libro Grietas, donde reúne diez ensayos sobre la construcción de muros en el mundo.

"Las murallas son la salida demagógica, la idea populista alimentada por el miedo al otro. Son las enemigas últimas de la movilidad y del libre intercambio", escribe Pablo Soler Frost (Ciudad de México, 1965), autor del reciente libro Grietas, donde reúne diez ensayos que revisan los motivos por los que se construyen muros en el mundo.

La publicación editada por Turner también incluye textos de autores que han escrito sobre murallas, es el caso de Robert Graves, Francisco de Quevedo, Berthold Brecht, Nina Hagen, Bansky, Robin Robertson y Constantino Cavafis.

Aunado a ello, Soler Frost hace dos listas: una de todas las murallas levantadas en la historia, desde la invención de la aldea de Jericó hasta el muro fronterizo entre México y Estados Unidos; y otra sobre los muros que actualmente hay como el Muro de las Lamentaciones o la muralla que construye Turquía en su frontera con Siria.

— ¿Desde el inicio de la humanidad fue necesario crear murallas?

—Mientras la humanidad fue nómada no hubo necesidad de murallas, es decir, durante muchos miles de años la gente vivió sólo con las barreras y refugios naturales que acondicionaban para su beneficio o se instalaban en campamentos a los que iban y volvían.

“Las primeras murallas tienen que ver con la agricultura y con el almacenamiento de los excedentes de la cosecha. No es que antes no hubiera habido batallas y escaramuzas, guerras, ni presiones, por supuesto que las hubo desde que empezamos a caminar pero la muralla en sí viene absolutamente unida con la agricultura”, responde.

En el libro, el también el Premio Bellas Artes de Narrativa Colima 2009 menciona que los países con más murallas son Irlanda, Alemania y Gran Bretaña, contrario a lo que se pensaría: que las murallas se construyeron en países en vías de desarrollo.

“La mayor parte de las murallas europeas son históricas y en América casi no hubo murallas por su inmensidad natural del territorio. Curiosamente América tuvo pocas murallas y básicamente eran para defenderse unos de otros, es decir, el Battery Park de Nueva York lo hicieron los holandeses para que los ingleses no lo tomaran, o tenemos el caso de las fortificaciones en Campeche que se hicieron para que los piratas holandeses, ingleses y franceses no tomasen esa plaza”, señala.

En realidad, añade Soler Frost, en América hay pocas murallas y en Europa que es mucho más pequeño en cuestión de territorio alzó murallas, líneas y fortalezas. “Lamentablemente hoy la muralla más famosa, por lo menos para nosotros como mexicanos, es la muralla que se están construyendo en el norte del país, en la frontera con Estados Unidos”, comenta.

Pablo Soler Frost expresa que los mexicanos podríamos restarle peso psicológico a las declaraciones sobre la construcción del muro fronterizo.

“Si pensáramos que el muro que están construyendo los norteamericanos en realidad los deja a ellos del otro lado y no a nosotros, tal vez así veríamos esa muralla con más tranquilidad, pero lo malo es que sí sentimos el efecto psicológico que pretenden, que los que estamos afuera somos nosotros cuando lo podrías ver al revés: ese castillo racista que están erigiendo en Estados Unidos está afuera, nosotros estamos en nuestra casa”, indica.

Sin embargo, el autor reconoce que ese muro representa una gran tragedia ya que es la muestra de cómo se sigue hablando de murallas cuando hace 30 años sucedió la caída del Muro de Berlín.

“La muralla siempre es una cosa que el poderoso hace sobre los indefensos con la idea de que los hará poderosos, es mucho miedo y testosterona puesta en ladrillos. Siempre han existido las barreras pero hoy están creciendo de manera muy amenazante”, indica.

— ¿Muralla es sinónimo de muerte y guerra?

— Las murallas existen porque se pensaba que detienen la muerte y la guerra pero si la guerra está suficientemente armada se estrellará contra ese gran muro y allí se quedará.

“Los muros son necesarios si no queremos que se caigan casas. Quizá son necesarios pero un muro puede ser construido por una sola persona y una muralla es una obra colectiva que implica miles de personas, muchísimo dinero, mucho material, mucho tiempo. Es curioso porque es una construcción que consume tiempo y al que siempre el tiempo consumirá”, responde.

En palabras del autor, una persona sin ningún muro también se vuelve presa fácil de los vientos.

“Ahí está la gran paradoja de las murallas, de los muros, de las membranas, de las cercas y las barreras porque tienen una causa lógica, pero exagerarla a contradicciones morales es amenazante. Hay casos como el Muro de Berlín en donde la gente fue capaz de traspasarla aunque arriesgara con ello su vida o por ejemplo, toda la lucha feminista y la lucha de los pueblos indígenas también es una lucha contra las murallas. Existen muchas maneras de construir murallas pero también muchas de erosionarlas”, opina.

Comentarios:

Destacado:

+ -