Academia


Hay “autonomofobia” en el gobierno: José Sarukhán

“Deberíamos de ver otras señales y acciones”, añade José Sarukhán, exrector de la UNAM y Premio Crónica. Lamentó el enfrentamiento entre Conacyt y el FCCyT: “De nada ayuda echar leña al fuego”

Hay “autonomofobia” en el gobierno: José Sarukhán | La Crónica de Hoy

José Sarukhán participó ayer en el Coloquio sobre los 90 años de la Autonomía Universitaria.

Para José Sarukhán, el “enfrentamiento” del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) con el Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) “es muy desafortunado” y un “mal signo”.

“No es afortunado lo ocurrido y esperemos que se dirima. El Foro está constituido por la mayor parte de las instituciones centrales del país en el quehacer de investigación, por lo que se busca desconocerla o desprestigiarla”, refirió al final de su participación en el Coloquio sobre los 90 años de la Autonomía Universitaria”, realizado en el auditorio Alfonso Caso de Ciudad Universitaria.

El exrector de la UNAM y director fundador de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) refirió que el debilitamiento del FCCyT sería un caso de lo que él ha llamado autonomofobia. “Es una muestra de reticencia y resistencia a estos organismos que no están bajo la orden o control y que pueden generar opiniones poco placenteras”.

Por otra parte, en entrevista al final del evento, Sarukhán refirió que las señales actuales del Gobierno federal hacia el sector no son muy alentadoras. “Espero que cambie, no un poco sino sensiblemente, porque no creo que lo que hemos tenido sean buenas muestras de lo que debería, como la percepción del Estado mexicano hacia la ciencia. Deberíamos de ver otras señales y acciones”. 

Sobre el cisma entre Conacyt y el FCCyT añadió que “ha habido mucho ruido y exageraciones en un lado y del otro, en cosas que han ocurrido y han sido poco afortunadas; las medidas además no han sido atinadas, pero exacerbar estas cosas no ayuda a corregirlas y mejorarlas, como debe ser. Debemos tener otra actitud: esto no quiere decir condonar cosas que no son condonables, sino tratar de ayudar a que todo vaya mejor sin echarle leña al fuego. Hay formas de hacerlo”.

El miembro de El Colegio Nacional y Premio Crónica destacó la labor científica y de investigación de la directora de Conacyt, quien, dijo, tiene ideas de por dónde debe apoyarse la investigación y la visión clara de que la ciencia básica debe fortalecerse. Agregó que en el cisma entre instituciones debe haber una respuesta balanceada “tendiente a que las cosas mejoren y se arreglen, y no que se vuelvan más tensas”.

INFORMACIÓN CORRECTA. Por su parte, William Lee, coordinador de la Investigación Científica de la UNAM, quien también participó en el coloquio de la UNAM, dijo a Crónica que dicho enfrentamiento es desafortunado y recalcó que el Foro es una entidad creada por la ley vigente y tiene una función bien definida, “que ha estado cumpliendo, en la medida de sus posibilidades, de manera correcta. No sólo ahora, sino desde antes”.

Agregó que las instituciones que se dedican al desarrollo y mejoramiento del sistema de ciencia, tecnología e innovación deben trabajar juntas, “y es desafortunado el encuentro a la luz de las declaraciones de que el Foro no cumple con sus actividades, a lo cual ya dio una respuesta puntual”.

Puntualizó que la comunidad académica tiene muchas ganas de apoyar en el desarrollo del país y se debe tomar en cuenta por todos los actores. “El Presidente en sus declaraciones (de ayer por la mañana) refleja que tal vez no está teniendo toda la información al respecto y es importante que la tenga de parte de quien lo asesora, para así tomar decisiones más adecuadas.

“El Presidente se expresó hace casi un año en el sentido de que la ciencia, tecnología e innovación eran importantes para el país, coincidimos en eso, pero para tomar las acciones correctas se necesita la información correcta”.

AUTONOMOFOBIA. Durante su participación en el coloquio de la UNAM, José Sarukhán recordó el término de autonomofobia, que empleó hace casi una década para referirse a la imagen que tenían diversas instancias políticas y gubernamentales no sólo contra las universidades, sino además con nuevas instituciones autónomas del Estado, como el INE. “Son instituciones que siguen con embates, otras más han tenido que cumplir con una responsabilidad social, pero de manera independiente y de forma aislada de influencias políticas y económicas. Esta autonomofobia permanece actualmente”.

Por otra parte, enfatizó que las instituciones de educación superior y otros organismos deben realizar un mejor trabajo en la comunicación de lo que hacen ante la sociedad, que no sólo es “dar títulos profesionales a sus hijos”. Esa sociedad debe entenderse incluyendo a los gobernantes, agregó. Es éste un papel central para la universidades, instituciones, academias, dijo, para contrarrestar “las fijaciones mentales” que pueden tener sectores de la sociedad y más aún “gobernantes sobre cómo hacer las cosas y tienen ya una visión de la realidad, la cual no quieren que se confunda con los hechos”.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -