Nacional


Las vacunas reducen la mortalidad por COVID, un texto de Gerardo Gamba

Con la inmunización voluntaria se armoniza el respeto a las personas con el logro del bien común sin tener que recurrir a la obligatoriedad para preservar la salud de la población

Las vacunas reducen la mortalidad por COVID, un texto de Gerardo Gamba | La Crónica de Hoy

Foto: Especial

Ninguna vacuna es 100 % eficaz. Lo que pasa con muchas enfermedades, como la tosferina u otras, es que ya es tan alto el porcentaje de la población que se ha vacunado que, con la inmunidad de rebaño alcanzada, la probabilidad de que un niño tenga contacto con alguien con tosferina es casi nulo. Así se erradicó la viruela del planeta, por lo que hoy en día ya no se usa vacuna. Las vacunas contra COVID protegen, pero mientras siga habiendo muchos casos y gente no vacunada, seguiremos viendo contagios, algunos en personas vacunadas, en quienes la mayor parte de las veces, el caso será leve. Estamos viendo en el Instituto, sin embargo, algunos pacientes graves con COVID, que ya habían sido vacunados. Para poner esto en la dimensión apropiada, veamos los datos que publica en línea el Center for Disease and Control (CDC) de Atlanta.

Según el CDC (www.cdc.gov/vaccines/covid-19/health-departments/breakthrough-cases.html), al 19 de julio en los Estados Unidos se habían vacunado, con esquema completo, más de 161 millones de personas. Esquema completo significa, 14 días después de recibir la vacuna, en aquellas de una sola dosis, o 14 días después de la segunda dosis. Al mismo día se habían reportado 5,601 casos de hospitalización en pacientes con esquema completo de vacunación. De estos, la mitad eran mujeres (2,881) y el 74% eran mayores de 65 años (4,392). De los 5,601 casos, en 1,529 la hospitalización no fue relacionada con COVID; es decir, tenían COVID, con o sin síntomas, pero la hospitalización fue por otra razón, lo que reduce a 4,072 casos hospitalizados por COVID. Hasta ese mismo día, se habían registrado 1,141 muertes en personas con vacunación completa, de los cuales, en 292 la muerte no fue relacionada con COVID; es decir, tenían COVID, con o sin síntomas, pero la muerte fue por otra razón, lo que deja un total de 849 muertes relacionadas con COVID en personas completamente vacunadas. Como mencioné arriba mientras más gente se vacune, esto va a disminuir, porque se va a reducir la probabilidad de tener contacto con pacientes con COVID.

La mortalidad entonces por COVID en este momento en sujetos vacunados es de 849/161,000,000, que es el 0.000005 %. Por comparación, si tomamos en cuenta que la población de USA en 2020 era de 331 millones y que el 20 % son menores a los 14 años (que aún no entran en el programa de vacunación y que es excepcional que mueran por COVID), eso nos deja, más o menos, con 265 millones de habitantes mayores de 14 años, de los cuales han muerto alrededor de 610,000 por COVID, para una tasa de mortalidad de 0.002%. Es decir, la mortalidad por COVID pasó, de aproximadamente 2,301 por cada millón de habitantes, en población no vacunada, a 5 por millón en población vacunada.

En México quizá tengamos unos 20 millones de personas con esquema completo. Con la tasa de 5 muertes por millón de vacunados, en estos 20 millones esperamos alrededor de 100 defunciones por COVID. Este número es mucho menor que nuestros 238 mil muertos en 96 millones de habitantes mayores de 14 años, que nos da un aproximado de 2,479 muertos por millón. El problema es que al día de hoy, todavía hay unos 76 millones de adultos no vacunados o con esquema incompleto. Quien no se vacune por decisión propia, obtendrá eventualmente protección por la inmunidad de rebaño, pero es irresponsable, porque representa un riesgo para su entorno y para sí mismo. ¿De qué grupo quieres ser, del de 2,479 o del de 5 muertes por millón?

Comentarios:

Destacado:

+ -