Opinión


¿Limbo, purgatorio o infierno para México?

¿Limbo, purgatorio  o infierno para México? | La Crónica de Hoy

DR. CARLOS MANUEL URZÚA MACÍAS,

EXSECRETARIO DE HACIENDA:

 

+Cuando la batalla se recrudece,

se prueba la lealtad del soldado

Martín Lutero

Su muy comentada renuncia a la Secretaría de Hacienda está convocando a múltiples interpretaciones a pesar de su brevedad.

“Toda política económica —escribió usted en su carta de renuncia al Presidente, creo que con razón— debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que ésta pueda tener y libre de todo extremismo, sea éste de derecha o de izquierda” que nos mostró la magnitud de su ruptura a una amistad de dos décadas con Andrés Manuel López Obrador; y hacerlo con una descalificación total de su parte hacia el proceso de la toma de decisiones en el actual gobierno.”

Esto nos lleva a poner atención al fallido intento, hasta ahora,  de la actual administración: salvar a PEMEX a como dé lugar.  Y éste es el tigre de la rifa que se ganó Arturo Herrera, el nuevo secretario de Hacienda, si el Congreso no decide otra cosa.

La siguiente semana, PEMEX presentará su plan de negocios para los próximos años. De cómo lo vean los mercados, las calificadoras y los inversionistas internacionales, depende en gran medida la supervivencia de la paraestatal y también de las finanzas nacionales. El problema es que la presentación será en condiciones de una gran desventaja.

Recordemos que los días 9 y 10 de enero de este año, altos funcionarios de Hacienda y Pemex sostuvieron reuniones con inversionistas, analistas financieros y agencias calificadoras en Nueva York, EUA. De acuerdo con información oficial de PEMEX, el propósito fue “comunicar a la comunidad financiera internacional los objetivos y las estrategias que se plantean en territorio mexicano respecto a las finanzas y la mejora de la rentabilidad de la empresa nacional petrolera”. Una muy importante misión..., que fracasó.

El co-director de Inversiones de Stone Harbor Investment Partners, Jim Craige, reprobó a los funcionarios mexicanos con una conclusión demoledora: “Falta claridad en el programa de financiamiento; falta claridad sobre cómo alcanzan los objetivos de producción y falta de claridad en las subastas de concesiones futuras.” Y los demás asistentes a las reuniones coincidieron en que el plan de invertir en el corto plazo: 13.7 mil millones de dólares, sonaba bien para sacar a PEMEX de sus últimos 14 años de declive, —como fue la promesa de López Obrador—, pero  no hubo argumentos sólidos para explicar de dónde iba a salir tal volumen de capital, mucho menos teniendo enfrente el vencimiento de 5.4 mil millones de dólares. Para los analistas de Nomura Holdings, Inc., la propuesta mexicana no fue “creíble” y “carecía de estrategia”.

“Las consecuencias se dejaron venir. El mes pasado, las calificadoras Fitch Ratings y Moody’s recortaron la calificación y perspectiva crediticia de México y de PEMEX. En su reporte adujeron que “el gobierno no ha reconocido la viabilidad del perfil financiero de la compañía y/o el papel estratégico que desempeña PEMEX para el gobierno y el país”. Sorprendente aseveración si consideramos que AMLO está decidido a salvar a PEMEX, para lo cual firmó en mayo un convenio de reestructuración por 8 mil millones de dólares con varias instituciones financieras. Lo que pasa es que para los hombres del dinero no bastan las palabras y las buenas intenciones de ningún presidente; sólo cuentan los datos duros. Y ellos recibieron otros datos, diría AMLO...

Si la deuda de Petróleos Mexicanos es degradada nuevamente, vendría, doctor Urzúa, una venta masiva de bonos hasta convertirlos casi en basura y en cuyo caso, pues que Dios nos agarre a todos confesados…

He solido decir, doctor Urzúa, que como el petróleo fue el regalo más valioso que la Naturaleza pudo hacerle a México, gracias al talento de los mexicanos por poner de cabeza todo lo  bueno que nos sucede, en estos últimos meses nuestro gobierno ratificó mi dichito. Ahora, la gran pregunta que pronto responderemos es a dónde iremos a dar, doctor, entre los cristianísimos y bíblicos destinos del limbo, el purgatorio o el infierno… 

 

 

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendivil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: @leopoldomendivil.com

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -