Opinión


Lo que le toca a cada quien

Lo que le toca a cada quien | La Crónica de Hoy

Tenemos tres distintos tipos de autoridades electorales, organizadas en un modelo doble. Tres, porque hay instancias encargadas de la administración de las elecciones, de la calificación de las mismas, y de perseguir los delitos electorales. Doble, en tanto los tres tipos de autoridades los tenemos en el ámbito federal y en el local.

En cuanto a la organización de los comicios, esto le corresponde de forma coordinada tanto al INE como a los institutos y comisiones electorales locales, llamados genéricamente OPLES. Es importante conocer lo que le toca a cada instancia, para saber a quién se le puede pedir cuentas de qué.

Al INE le competen los temas siguientes: el nombramiento de los integrantes de los consejos generales de los OPLES, mediante un acucioso proceso de selección; la ubicación de las mesas directivas de casilla así como la selección y capacitación de las personas que las integrarán; emitir los lineamientos en materia de encuestas, sondeos, programas de resultados electorales preliminares, documentación electoral, etc.

Y, como seguramente ya todos conocemos, la fiscalización electoral también es competencia del INE. Esta atiende a conocer el origen de los recursos de los partidos políticos y candidaturas, el monto de los mismos, y su destino.

El cambio de IFE al INE no es solamente de nombre. Entrañó mucho más, pues se trata de una autoridad que cuenta con facultades que inciden en los estados y municipios, más allá de la coordinación que el IFE conseguía mediante convenios y anexos técnicos.

Por ejemplo, el INE tiene el control de la geografía electoral: para efectos comiciales, el país se divide en secciones, que constituyen la unidad más pequeña, y en las que al menos debe instalarse una casilla. Después, tanto en lo federal como en lo local, se da la división en distritos. A partir de la nueva distribución de competencias, la determinación de los distritos electorales tanto en lo federal como en lo local la realizará el INE, y no las autoridades electorales locales, o las Legislaturas de los Estados.

Como ya anuncié, también le toca la emisión de lineamientos o disposiciones generales: en materias tan importantes como programas de resultados electorales preliminares, encuestas y sondeos de opinión, documentación así como material electoral; el INE establecerá normas y criterios que deberán ser atendidos por los OPLES.

Además, administra los tiempos en radio y televisión para partidos políticos y candidaturas independientes, tanto para los comicios locales como para los federales. Este tiempo se distribuye de forma equitativa en un 30%, y el restante 70% conforme el peso electoral de cada partido.

El financiamiento público electoral sigue la misma regla del 70-30.

El INE también desahoga todos los procedimientos necesarios para lograr las elecciones federales, desde el registro de candidaturas, convenios de coalición, constancias de mayoría, y asignación de las curules de representación proporcional en el Senado y la Cámara de Diputados y Diputadas.

Los OPLES, a su vez, desarrollan sus actividades vinculadas a las elecciones locales. Lo mismo en la Ciudad de México que en Veracruz o Coahuila, se ocupan del financiamiento público local de los partidos, tanto los nacionales como los locales, del registro de candidaturas, de mandar imprimir la documentación y material electoral, así como de determinar quienes ganan los comicios y asignar los espacios de representación proporcional en las legislaturas, ayuntamientos y alcaldías.

La labor de coordinación es compleja, por ejemplo, si bien los OPLES se encargan del diseño y producción de sus boletas electorales, deben realizar estas actividades conforme los lineamientos que expida el INE, lo mismo sucede con los programas de resultados electorales preliminares.

El órgano nacional, por su naturaleza de encargado único de los comicios federales, tiene que ver el gran panorama de la elección en todo el país, los órganos locales conducen los comicios desde la realidad de su porción del país; y desde luego no es lo mismo una elección en Yucatán que en Nuevo León.

La coordinación institucional así como el trabajo conjunto se requieren para poder lograr algo que damos por hecho: que para cada ciudadana, para cada ciudadano, haya una boleta electoral para las elecciones en que pueda votar, y que esos votos se cuenten adecuadamente.

Comentarios:

Destacado:

+ -