Academia


Logran México y EU nacimiento de 18 polluelos de Albatros de Patas Negras

Desde Hawai se trasladaron a Isla Guadalupe 21 huevos fértiles de esta especie amenazada/ En las islas donde anidan estas aves hay depredadores que son especies exóticas invasoras, dice Julio Hernández

Logran México y EU nacimiento de 18 polluelos de Albatros de Patas Negras | La Crónica de Hoy

En Isla Guadalupe, México, los polluelos de Albatros de Patas Negras fueron adoptados por padres Albatros de Laisán. FOTO: GECI / J.A. Soriano

Lejos de lo reflectores, con tres años de trabajo silencioso y un esfuerzo que unió a diez instituciones de dos países; la humanidad ha logrado un enorme triunfo para la conservación de la naturaleza: 21 huevos fértiles de Albatros de Patas Negras fueron trasladados 8 mil kilómetros desde Hawai, Estados Unidos, hasta Isla Guadalupe, México y se logró el nacimiento de 18 polluelos de esta especie amenazada por la elevación del nivel de los océanos, que destruye sus nidos. 

Faltará espacio para detallar todos los obstáculos que fueron superados, pero un hecho sutil debe ser conocido por los lectores de Crónica: más allá de la alianza de personas de buena voluntad, otra especie animal ha ayudado a lograr esta tarea inédita: decenas de padres de Albatros de Laisán instintivamente incubaron los huevos de Albatros de Patas Negras y adoptaron y alimentaron a los recién nacidos. Esta historia trata de dos especies salvando a una tercera especie. Además de los 18 polluelos que nacieron en México, han sido traídos desde Hawai otros 12 pollitos huérfanos que también fueron adoptados.

30 polluelos que nunca sabrán que para su nacimiento y crianza se prepararon durante tres años científicos, conservacionistas y autoridades del Grupo de Ecología y Conservación de Islas AC (GECI); la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp); Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarant); Pacific Rim Conservation; U.S Fish & Wildlife Service; Papahanaumokuakea Marine National Monument;  Secretaría de Marina de México; Conabio, Profepa y Senasica. 

El doctor Julio Hernández Montoya, quien vive en Isla Guadalupe, labora con GECI y es uno de los líderes del proyecto, cuenta a este diario que este proyecto es considerado como una reintroducción de Albatros de Patas Negras en México pues aunque no hay una colonia reproductiva, sí había registros de nidos en Isla Guadalupe. Afortunadamente hay otras especies de Albatros que sí tienen colonias reproductivas en esta islas mexicanas, y gracias a ello están incluidos en la lista de especies prioritarias para la conservación en la Norma Oficial Mexicana NOM 059 Semarnat 2010.

“Sin embargo, hay amenazas muy fuertes a nivel mundial que están afectando las poblaciones de Albatros. En las islas donde anidan estas aves hay depredadores que son especies exóticas invasoras, que fueron llevadas por personas de manera accidental y que se alimentan de los huevos o los polluelos, por ejemplo roedores y gatos. Suena sorprendente, pero en las islas los roedores son capaces de depredar incluso a un albatros adulto, que llega a pesar 3 kilogramos”, cuenta el doctor Hernández Montoya, en una de sus breves visitas a Ensenada, Baja California, antes de regresar a Isla Guadalupe, localizada a 260 kilómetros de la costa occidental de Baja California, mar adentro, en el Océano Pacífico.

Además de los depredadores que amenazan a los albatros en las islas donde anidan, también hay otros peligros que en los últimos años han provocado la pérdida de miles de huevos fértiles y de un número muy elevado de polluelos recién nacidos: la elevación del nivel del mar y los oleajes cada vez más fuertes provocados por fenómenos climáticos extremos, como los huracanes, asociados al cambio climático.

“Isla Guadalupe es una opción que tiene varias ventajas para intentar salvar a esta especie pues está en la ruta que los Albatros usan para buscar alimentación ya que ellos cruzan el Océano Pacífico y viajan al norte  para alimentarse en Costas de Alaska y Canadá. Otra de las ventajas es que esta isla mexicana sí ha tenido la perturbación que provoca la llegada de especies exóticas pero se tienen 15 años de trabajo continuo removiendo animales que no pertenecen al ecosistema”,  añade el representante de GECI. 

Desde el año 2005 Isla Guadalupe fue declarada Área Natural Protegida (ANP) por el Gobierno de México, bajo la categoría de Reserva de la Biósfera.  Desde 1983 se han realizado estudios sobre la otra especie de ave que coopera con la humanidad en este proyecto: los Albatros de Laisán (Phoebastria immutabilis). En esta isla se llegan a reunir hasta mil 500 parejas reproductivas de Albatros de Laisan y forman nidos en lugares seguros, por encima de los 60 metros sobre el nivel del mar. 

La Maestra en Ciencias Marisol Torres Aguilar, es la directora de la Reserva de la Biósfera Isla Guadalupe, por parte de Conanp y también habló para los lectores de Crónica en una breve visita a tierra firme. Así dijo que, al igual que las ballenas y las mariposas Monarca, los albatros no conocen fronteras y gracias a una muy buena comunicación y fuerte compromiso entre instituciones de Estados Unidos y México, se ha podido hacer esta reubicación histórica de huevos fértiles que pudieron haberse perdido y polluelos huérfanos que habría muerto solos. 

“La gente joven que llegue a leer esto debe saber que esta ha sido una experiencia humana muy grande, por lo que hemos logrado es dar a una especie amenazada una oportunidad para sobrevivir. Cuando los polluelos vuelen y se vayan para alimentarse no volverán hasta cuatro años después por eso hablamos de un proyecto de muy largo plazo, pero a nosotros no nos cansa porque todos los que trabajamos en esto tenemos mucha convicción y muy clara intención de ayudar a la naturaleza”, indica la científica mexicana que decidió ser conservacionista desde niña por el fuerte impacto que le provocó la película Gorilas en la niebla

En los próximos dos años se espera que sean trasladados a México 42 huevos fértiles de Albatros de Patas Negras y 25 polluelos huérfanos de esa especie. Este es un esfuerzo titánico binacional de conservación. Pionero, histórico, profundamente humano y lejos de los reflectores. 

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -