Opinión


Los Amautas. Sabiduría para 2020

Los Amautas. Sabiduría para 2020 | La Crónica de Hoy

"Sé que ha de llegar un día en que los hombres se admirarán mutuamente, en que cada uno de ellos brillará como una estrella a los ojos de los demás, en que cada uno escuchará a su prójimo como si su voz fuera música. Vivirán sobre la tierra hombres libres, hombres grandes por su libertad; todos tendrán su corazón abierto, purificado de toda codicia y de toda ambición. Entonces, la vida no será ya la vida: será un culto rendido al hombre; su imagen será exaltada muy alto, porque para los hombres libres, todas las altitudes son accesibles. Entonces, se vivirá en la libertad y la igualdad para la belleza, entonces los mejores serán aquellos que más sepan abrazar al mundo en su corazón, los que le amen más profundamente, los que sean más libres... ¡Porque en ellos será donde exista más belleza!... Entonces la vida será grande, y grandes serán los que la vivan..."

 

Máximo Gorki

"La madre" (Fragmento).

 

 

Para concluir la primera década del siglo XXI, ante la inminente crisis mundial, comparto una serie de leyes para la economía, propuestas por los Amautas. Fuera de los círculos New Age o de pensamientos frívolos, son enunciados prácticos de sabiduría que, recogidos por José Carlos Mariátegui en una edición de «Sabiduría los Incas», del año 1929, resuenan por su simplicidad, pero bien evocan a Montaigne.

 

PRIMERA LEY: Salde sus deudas.

Las deudas bloquean la entrada de recursos, al igual que todas aquellas cosas que no utilizamos. Procure compartir lo que funciona pero ya no usa. No compre por impulso, piense cuántas veces va a pagar por ese artículo y no olvide que los préstamos que ha dado y no regresaron tienen relación con aquello que no se ha saldado, que se ha tomado sin permiso o que sus padres deben, no solo en dinero, también en responsabilidad, que otras culturas conocen como karma.

 

SEGUNDA LEY: Ser recíproco.

Si alguien le da algo recuerde que ha trabajado horas para brindárselo. No solo es la plata, es el tiempo que alguien invierte en usted. Si no es capaz de estar a la altura de las atenciones que esa persona tiene con usted, no merece a ese amigo y entonces aquel se marchará un día.

 

TERCERA LEY: Agradecer.

Cada mañana despierte y dé gracias por lo que entiende y por lo que no. Tenga en cuenta que el agradecimiento sin esperanzas es la llave a mayores oportunidades.

 

CUARTA LEY: Entusiasmo.

En este mundo caótico, le corresponde honrar la vida a pesar de las circunstancias. Se trata de resolver sus problemas y aprender para tomar decisiones sabias. No es la queja la fuerza que hará que usted suba a la cima de la montaña. Comience su día con música de pájaros o cante. Si el cielo es gris, beba cacao.

 

QUINTA LEY: Ser generoso.

Quien es generoso, recibe alegrías para multiplicarlas. Las personas avaras no han aprendido a desprenderse, tienen la creencia de que todo les pertenece y viven con pensamientos de escasez. A los generosos en cambio, jamás les faltará lo necesario, saben que los esfuerzos que entregan regresan multiplicados a quienes dan sin esperar mayores réditos. Confían en su trabajo, hacen grupo.

 

SEXTA LEY: Servir con amor y paciencia.

Cuando vea que alguien necesita ayuda o algo que usted puede darle, es una posibilidad que la naturaleza da para sanar un dolor físico, o una incertidumbre espiritual. Lo no resuelto puede mejorar con acciones bondadosas. Si sirve de mala gana o por obligación, no se hace bien.

 

SÉPTIMA LEY: Perdonar.

No desprecie energía de salud en el rencor, este impide que llegue a su vida el trabajo. Cuando olvide a quienes le hicieron daño, o comprende a su clan, a sus jefes y profesores, el dinero fluye. Si tiene rencor es porque usted permitió que alguien abusara de su ingenuidad o de su ignorancia. Resuélvalo y cambie su inquietud en inteligencia, artesanía y compasión. Transforme a otros a través de sus capacidades.

OCTAVA LEY: Cuide su salud física y espiritual.

Aprecie lo que pueda hacer hoy gracias a su cuerpo, sea como sea es el espacio en el que habita un espíritu que es mar, cielo, tierra, fuego. Si cree que no tiene valor, atienda a su pensamiento para recordar sus principios. Pregúntese ¿qué me falta para ser dichoso? pero, inmediatamente pregúntese ¿qué de lo que tengo le hace falta a otro? Hay que rodearse de quienes hagan luz, necesaria para crecer y amar la vida.

 

Agiten las ramas del cerezo y dejen que los nuevos vientos desprendan las flores añejas.

Suene la dulcísima canción del regocijo para ustedes.

¡Feliz Año Nuevo!

 

 

 

 

EDIFICIO DE GRUPO PLANETA - CERCA DE ARTURO SORIA.

PREGUNTAR POR PAULA

Comentarios:

Destacado: