Academia


“Los hallazgos sobre agujeros negros reconectan la física con la filosofía”

Gerardo Herrera Corral publica Agujeros negros y ondas gravitacionales. “Yo llegué a la física con el objetivo de entender la naturaleza de las cosas”, señala en entrevista el Premio Crónica

“Los hallazgos sobre agujeros negros  reconectan la física con la filosofía” | La Crónica de Hoy

Gerardo Herrera Corral es autor de diversos libros de divulgación de la física.

Además de hacer investigación en la frontera de la física y dirigir grupos de científicos, como el que encabeza desde hace 20 años en Ginebra, Suiza, en el acelerador de partículas subatómicas CERN; el físico mexicano Gerardo Herrera Corral (Premio Crónica) dedica una buena parte de su tiempo a escribir libros y artículos de divulgación. El más reciente se llama Agujeros negros y ondas gravitacionales, publicado por editorial Sexto Piso y la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

En conversación con Crónica, el profesor titular de Física en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), en la Ciudad de México, afirma que muchos investigadores llegan a la física por el amor a las matemáticas y a la ingeniería, mientras que otros, como él, llegan a la física a partir de preguntas filosóficas, como la pregunta central: ¿De dónde venimos? ¿Cuál es el origen del Universo?

“Me gustaría que este libro caiga en las manos de algún joven y que esto lo haga sentir inspirado. Así sentiré que he cumplido mi objetivo porque cambiar la vida de las personas es el privilegio que tenemos los educadores; que tienen los formadores de opinión y quienes expresan ideas. Ojalá que pudiera cambiar la vida de alguna persona, principalmente de personas jóvenes”, dice el investigador nacido en Delicias, Chihuahua y quien obtuvo su doctorado en ciencias en la Universidad de Dortmund, Alemania.

Él cuenta que siempre se ha planteado la necesidad de comunicar la ciencia y la tecnología porque muchos científicos en México utilizan recursos públicos y es importante que la gente sepa qué se hace con esos recursos públicos, y porque es importante darle a la gente material para que esté al tanto de lo que está ocurriendo y para acabar con el desaliento que provoca el que en México y en los países de habla hispana siempre se tenga que estar a la espera de que los libros más nuevos sobre ciencia se escriban en otros idiomas y luego se traduzcan, “como si en México y en Hispanoamérica no tuviéramos actividad científica”.

“Recuerdo que cuando se descubrió el Bosón de Higgs (que es una partícula subatómica fundamental para explicar el origen de la masa de las partículas elementales), en julio de 2012, yo veía que en Europa y en Estados Unidos  rápidamente se publicaron libros para explicar a la gente de qué se trataba, pero en México pasaron muchos meses y nadie publicaba nada. Entonces me di cuenta de que el que debía publicarlos era yo, que trabajo en el Gran Colisionador de Hadrones. No soy escritor, no tengo experiencia, pero debo hacer el esfuerzo y no esperarme a que alguien traduzca a los grandes divulgadores de Estados Unidos o de otros países”, indica Herrera Corral, quien añade que en el caso de su nuevo libro “hubiera sido el colmo no escribirlo”, porque hubo científicos mexicanos que participaron en uno de los hallazgos centrales que se tocan en el libro: la primera fotografía astronómica de un agujero negro súpermasivo.

FÍSICA Y FILOSOFÍA. “Muchos llegamos a la física por la filosofía, para tratar de explicar de qué está hecho el Universo y cuál es su origen. Es cierto que en los países sajones se relaciona mucho a la física con las ingenierías y la industria. Esto se marcó mucho más desde principios del siglo XX por la difusión de la mecánica cuántica, que generaba mucho desconcierto y muchas paradojas. Entonces, muchos físicos rechazaron la posibilidad de reflexionar alrededor de lo que la física explica y la física se convirtió sólo en una herramienta de cálculo. Yo llegué a la física con el objetivo de entender la naturaleza de las cosas y ahora, con los nuevos hallazgos en agujeros negros y ondas gravitacionales, quedan a la vista enormes implicaciones filosóficas, incluyendo conceptos como el destino, o el Universo en bloque, donde se conjugan las variables de espacio y tiempo”, dice Herrera Corral.

El libro Agujeros negros y ondas gravitacionales. Una mirada profunda al Universo, es un volumen de 190 páginas, dividido en más de 35 capítulos cortos, de entre 6 y 8 páginas cada uno, en el que se hace un recorrido histórico y didáctico, desde los antiguos griegos hasta el presente,  sobre la manera como los seres humanos se han explicado el origen del Universo, y la manera como han descubierto las cuatro grandes fuerzas que actualmente se aceptan en los estudios físicos: la gravedad, la electromagnética, la fuerza fuerte y la fuerza débil. 

“Detectar las ondas gravitacionales nos presentan un nuevo tipo de oscilación que antes no podíamos medir; no se trata de ondas electromagnéticas, como las que produce la luz que perciben nuestros ojos, ni ondas acústicas como las que perciben nuestros oídos. Son oscilaciones del espacio y tiempo que nos van a develar fenómenos del universo o del paisaje del Cosmos que estaban ahí, pero que no los percibíamos”, dice el científico que ha realizado estancias de posgrado en el Fermi National Accelerator Laboratory, en Chicago, así como en el Centro Brasileño de Investigaciones Físicas, en Río de Janeiro, Brasil.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -